10 Buenos Hábitos para Tener Éxito en el Trabajo

10 Hábitos para Tener Éxito en el Trabajo

El éxito en el trabajo es un conjunto de talentos, oportunidades, correctas gestiones y planificaciones. El primero aspecto puede ser desarrollado, los demás buscados y perseguidos con perseverancia. Sin embargo, para logar el éxito profesional, también es útil tener en cuenta la capacidad de equilibrar los pequeños hábitos cotidianos en los cuales, a menudo, se encuentran un parte de los resultados positivos.
Por esta razón el periódico “Time” ha recopilado un listado de los diez buenos hábitos que se deben observar con el fin de mejorar nuestra vida laboral.

Evitar controlar demasiado los emails
Consultar nuestro correo electrónico con demasiada frecuencia, además de “robarnos” varios minutos preciosos y contribuir a continuas y repetidas distracciones, puede esconder consecuencias más graves: según algunos estudios, de hecho, esta costumbre puede estar relacionada con la ansiedad, los principios de la depresión, así como tener una influencia directa en la capacidad de trabajo y la gestión de memoria. El consejo es lo de establecer horarios concretos para comprobar la “bandeja de entrada”. Y para no perder la eficacia, incluso de cara a quien nos escribe, podemos crear una respuesta automática en la que se comunique nuestros horarios de gestión email.

Evitar reuniones continuas
Aunque nadie lo dice abiertamente, casi todo el mundo cree que las reuniones diarias para actualizar sobre el estado de trabajo sea una continua pérdida de tiempo “robado” al trabajo práctico. Por esta razón tratemos de reunirnos sólo cuando hay que tomar y desarrollar decisiones reales. También es recomendable utilizar herramientas para compartir la gestión de documentos (como Google Docs) así que cada uno será informado inmediatamente y constantemente sobre el desarrollo del trabajo compartido sin perder tiempo.

Evitar trabajar demasiadas horas
Varios estudios han demostrado que cruzar el umbral de las ocho horas de la jornada laboral es una consecuencia directa de la disminución de la productividad, además de ser una fuente inevitable de estrés. Es aconsejable, para tener éxito en el trabajo, seguir la técnica de “Time Blocking“, es decir dividir nuestras horas de trabajo en bloques predefinidos en los cuales nos asignaremos metas alcanzables.

Evitar posponer los proyectos importantes
Por la mañana, cuando se revisa el listado de tareas para decidir el orden de ejecución, uno de los errores más comunes es poner al final las actividades más agotadoras, estresantes o simplemente más largas. Sin embargo, todos los trabajos que requieren más energía es aconsejable realizarlos antes para poderles dedicar todas nuestras fuerzas a comienzo del día. Para las tareas menos importantes vamos a dedicar la última parte del día cuando estaremos, sin duda, más cansados y menos motivados.

Desayunar bien es importante
Si nuestro desayuno consiste solamente en tomar un café rápido, probablemente estamos empezando el día con el pie izquierdo. La primera comida del día es importante porque sirve para restablecer las calorías y los líquidos del cuerpo consumidos durante la noche. El consejo es tomar un desayuno completo y variado ya que de esta manera se beneficiará nuestra productividad y nuestro estado de ánimo.

Dormir por lo menos ocho horas
Este es el tiempo necesario para descansar y obtener buenos resultados en términos de concentración y productividad. De hecho, existen muchos estudios que han demostrado que dormir durante varias noches seguidas menos de cinco horas tiene en el cuerpo el mismo efecto que una gran cantidad de alcohol en la sangre. Por esta razón es recomendable no quedarse hasta tarde viendo la televisión y administrar mejor los desplazamientos matutinos para conseguir algunos minutos más de sueño.

Evitar comer en nuestro puesto de trabajo
Comer en la oficina durante la pausa de comida no es la mejor idea. En primer lugar, salir de nuestro puesto de trabajo ayuda a la concentración. En segundo lugar porque evitaremos elegir comer alimentos “rápidos” y poco saludables. Y por último, tener documentos y comida cerca no es una buena idea, ya que una mancha o una bebida derramada podrían estropear horas de trabajo ya realizado. El consejo es dedicar por lo menos media hora a nuestra pausa de comida, ya que se beneficiará nuestro metabolismo, nuestra línea y nuestra productividad

Programar Descansos
Evitar tomar descansos para no interrumpir el trabajo, no perder tiempo y recuperar minutos preciosos es un error muy común, ya que muchos estudios dicen lo contrario. Una pausa permite a nuestro cerebro realizar nuevas conexiones y darle la oportunidad de volver a centrarse en cosas más importantes. Por esta razón es recomendable programar precisos y escalonados descansos durante el horario de trabajo. Incluso la espera nos permite ser más productivo.

Identificar las tareas “claves”
De acuerdo con la regla 80/20, el 20% de nuestras actividades laborales constituye el 80% de los resultados de nuestros esfuerzos. Esto quiere decir, en otras palabras, que cada diez proyectos a los que nos dedicamos a solas “pesaran” sobre el 80% del resultado final. El consejo es aprender a identificar cuales son estas tareas “claves” y realizarlas con prioridad.

Evitar trabajos multitareas
Gestionar contemporáneamente múltiples planes de trabajo puede darnos la ilusión de ser más productivos. En realidad lograremos disminuir la atención, la creatividad y los resultados ya que el cerebro tiene que cambiar constantemente la atención de una tarea a otra. Por este motivo, y para tener éxito en el trabajo, es mejor hacer un listado de las tareas y ordenarla según sus importancia.

Más de Riccardo Cannella

Friends Day: Facebook Celebra el Día de la Amistad

Dentro de unos días, es decir el 4 de febrero, Facebook cumplirá...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *