10 Consejos para Vivir Respetando el Medio Ambiente

Vivir respetando el medio ambiente, consumiendo menos, reciclando, y aprovechando el mercado de la segunda mano no es un moda, sino un estilo de vida necesario. Poco a poco podemos cambiar los hábitos y nuestra forma de ser. Por todo ello a continuación te dejamos 10 consejos “verdes”, para empezar a cambiar.

VENDER, INTERCAMBIAR Y COMPRAR DE FORMA INTELIGENTE
Si hemos comprado un producto de calidad, es probable que en futuro seamos recompensados. Con el tiempo, nuestros intereses, necesidades o estilo cambian. En lugar de tener cerrados en el cajón o en el armario ropa, artículos deportivos u otros objetos, podemos venderlos: comprar y vender de segunda mano no sólo es bueno para el medio ambiente, sino también para el bolsillo.

COMER ALIMENTOS DE TEMPORADA
Todos los alimentos que encontramos en los supermercados han sido transportados de un lugar de cultivo a los mismos. En la actualidad, la mayoría de ellos provienen de regiones muy distantes respecto a la nuestra y han sido recogidos inmaduros para garantizar la llegada a nuestra mesas, incluso después de un largo viaje. Los alimentos de temporada, sin embargo, se suelen vender cerca del sitio de cultivo y requieren menos pesticidas, agua y calor artificial, además del hecho de tener un impacto positivo sobre el medio ambiente y sobre nuestra salud.

Alimentos de Temporada

SIN RESIDUOS ALIMENTARIOS
El desperdicio de alimentos es un problema cada vez mayor, y se estima que en la actualidad alrededor de un tercio de todos los alimentos producidos acaban en la basura. Aquellos que desperdician más son sin duda los consumidores que compran a menudo demasiada comida, para tirarla en cuanto caduque. En lugar de considerar sólo la fecha preferente para ser consumida, es mejor probar la comida antes de decidir si ya no está bien. En lugar de desperdiciar los recursos, deberíamos aprovecharlos con conciencia y pensar en nuestro planeta. Comprar menos y desperdiciar menos comida.

UN DIA A LA SEMANA SIN COMER CARNE
El consumo de carne, aumentado considerablemente en los últimos años, tiene un papel significativo en el cambio climático. Cambiar nuestros hábitos alimenticios y eliminar el consumo de carne por lo menos un día a la semana reduce sustancialmente la cantidad de gases de efecto invernadero producidos por el ganado.

EVITAR EL TRAFICO UTILIZANDO LOS TRANSPORTES PÚBLICOS
En la sociedad moderna, los coches son un bien común. De hecho si prestamos atención a los coches, cuando estamos parados en el trafico de las grandes ciudades, nos daremos cuenta enseguida de la cantidad de autos que en sus interior tienen sólo una persona. Pues ellos, sin saberlo, son la principal causa de la contaminación del aire. Utilizar el transporte público o la bicicleta es una opción ecológica que además nos permite llegar antes y con un coste menor.

Utilizar la Bicicleta para Respetar el Medio Ambiente

VIAJAR EN TREN
Desde los años 60, el avión se ha convertido en el medio de transporte más utilizado tanto para viajes de placer como para los de trabajo. Para largas distancias es de hecho la forma más rápida y conveniente de moverse, sin embargo no lo es para los viajes de distancia reducida, además de ser una de las peores fuentes de contaminación. Viajar en tren, por lo contrario, no requiere una gran cantidad de combustible y es más rápido de lo que uno piensa.

ELEGIR ROPA DE CALIDAD
La producción de textiles requiere una gran cantidad de agua, energía, materias primas y productos químicos que tienen un impacto negativo sobre el medio ambiente. Comprar ropa de poca calidad a un precio más bajo quiere decir no tener en cuenta el efecto negativo sobre el medio ambiente. Mejor considerar la calidad y la durabilidad en el tiempo del tejido. Un producto de calidad es sinónimo de ahorro, porque va a durar más tiempo.

REDUCIR, REUTILIZAR Y RECICLAR
Cada vez que compramos algo nuevo, estamos contribuyendo a la extracción de materias primas, sus elaboración, la fabricación del producto, la preparación y la distribución en las tiendas. Cada paso crea contaminación. Los objetos que ya no son más funcionales, usados o deseados deberían ser reciclados en lugar de tirarlos. Esto permitiría reducir la cantidad de energía utilizada para la producción de un nuevo objeto. Comprando productos reciclados, también contribuiremos a reducir las emisiones tóxicas y salvar el planeta.

Reciclar

SER “VERDES”
Los recursos energéticos convencionales están contribuyendo en gran medida al cambio climático. Todos los días usamos la electricidad, pero nunca nos preguntamos cómo se produce o las emisiones que genera. Los recursos energéticos renovables producen electricidad con mucho menos impacto ambiental y sin emisiones de CO2. Si cambiamos a la energía limpia, fomentaremos el utilizo de los recursos energéticos naturales de nuestro planeta y no el agotamiento de las pocas fuentes de energía dañinas.

PRODUCTOS RESPETUOSOS DEL MEDIO AMBIENTE
Los productos químicos utilizados para la limpieza y desinfección de productos y entornos destruyen gérmenes y bacterias, pero también son muy perjudiciales para el medio ambiente ya que se necesita de un largo proceso para purificar el agua. Si se liberan en el ecosistema, estos productos químicos pueden envenenar a las personas y al medio ambiente que nos rodea. Por lo tanto, siempre deberíamos eligir alternativas que respecten el medio ambiente y que preserven el ecosistema y la biodiversidad. Todos juntos podemos ayudar a reducir el impacto medioambiental de los productos químicos.

Más de Riccardo Cannella

El Aceite de Oliva Virgen Extra Contra el Cáncer de Colon

¡El aceite de oliva virgen extra previene el cáncer de colon! La confirmación...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *