10 Deportes Contra el Dolor de Espalda (Primera Parte)

La práctica de deportes y actividades físicas en ocasiones pueden causar lesiones, dolores vertebrales agudos o crónicos, e incluso agravar los ya existentes. Sin embargo, el dolor de espalda no excluye la posibilidad de practicar una actividad física, ¡todo lo contrario! De hecho, los músculos fuertes aseguran apoyo efectivo a la columna vertebral.
Entonces, si sufrimos de dolor de espalda, como la compresión vertebral, la degeneración de los discos intervertebrales, hernia de disco o lo que sea, tenemos que seguir los consejos de Nicolas Bertrand, fisioterapeuta-osteópata y elegir entre los siguientes deportes:

Deportes que ayudan a reducir el dolor de espalda

Natación
La natación es el primero entre los deportes que benefician la espalda por varias razones: no sólo es una actividad que permite movernos sin cargar el peso sobre el cuerpo, sino es también una disciplina en la que están completamente ausentes las caídas (a diferencia por ejemplo del karate) y, por lo tanto, microtraumas, cambios bruscos y repentinos de dirección (como en el caso del balonmano o baloncesto), esfuerzos asimétricos (como en el tenis o en el golf) o golpes (step o rugby). ¿Y el estilo ideal de natación? Espalda sin duda. Practicándolo de manera sencilla y eficaz fortalece los músculos de la espalda siempre respetando nuestro propio ritmo. Es mejor evitar estilo braza, ya que acentúa el arqueamiento de la espalda durante la salida de los hombros y la cabeza, para deslizar el agua a lo largo de la parte posterior del cuerpo.

Acuagym
Los centros de deportes acuáticos enfocados al bienestar de las personas con fragilidad en la espalda ofrecen un tipo específico de Acuagym ideal para aliviar este problema, y representa una opción valida al Acuagym tradicional o la natación, ya que permite fortalecer los músculos suavemente. Liberada del peso del cuerpo, la columna vertebral y las articulaciones no sufren, mientras que los músculos se fortalecen suavemente. Además si tenemos miedo a las profundidades, el simple hecho de tocar con los pies la parte inferior de la piscina puede resultar bastante tranquilizador.

Estiramiento
El dolor se produce cuando el cuerpo alcanza la máxima compensación posible. La idea es, por lo tanto, la de hacerlo desaparecer completamente. El estiramiento es ideal para “estirar” la columna vertebral, además de ser una buena práctica para recuperar la movilidad y la amplitud de movimiento, ya que permite trabajar las articulaciones individuales y aliviar todo el cuerpo. Con algunos ejercicios musculares y estiramientos específicos practicados todos los días (incluso por sólo 10 minutos) o 3 sesiones completas semanales, podríamos en poco tiempo lograr quitarnos el dolor de espalda crónico.

Pasear
Dar paseos resulta ser una perfecta actividad deportiva para la salud, siempre que se preste atención a los “apoyos”, es decir usar al calzado más idóneo (leer aquí) y poner los pies en la posición más adecuada. A menudo no consideramos el problema de los apoyos plantares, ya que los dos factores desencadenantes del dolor de espalda son sólo las limitaciones que vienen “desde arriba”, como el aumento de peso o falta de músculos, y las que vienen desde abajo, como los choques, agravados por el hecho de no usar el calzado adecuado. Por lo tanto, tendremos que reducir las restricciones procedentes del terreno llevando un par de zapatos apropiados. Además hay que elegir el suelo correcto para andar: al principio del recorrido no demasiado duro ni demasiado empinado (aunque se puede aumentar gradualmente la velocidad de la caminata y la dureza del terreno). Por último, tratemos de mantener una posición recta, con los hombres hacia atrás. Si queremos mantener un ritmo más “deportivo”, podemos andar más rápido realizando grandes zancadas.

Bicicleta
Al igual que la natación, este deporte representa una actividad deportiva ideal para las personas que sufren de dolor de espalda, porque libera la columna vertebral y las articulaciones de la carga del cuerpo. Sin embargo hay que practicarlo usando zapatos apropiados, incluso la bici debe ser elegida a medida, es decir, teniendo en cuenta las dimensiones que mejor se adapten a nuestra morfología física. Además, la silla hay que ajustarla de manera que los pies casi no toquen el suelo. Una vez que empecemos a practicar este deporte, es importante mantener una posición recta sin doblar o arquear demasiado la espalda.

More from Riccardo Cannella

5 Consejos para Mejorar la Velocidad de Escritura

Mejorar la velocidad de escritura con el teclado es posible gracias a...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.