Ana Obarrio: “¡Quiero Ser Campeona Mundial de Tenis con 83 Años!”

Hace más de 60 años, Ana Obarrio de Pereyra Iraola era una joven promesa del tenis. El de las raquetas de madera y las bolas blancas. Pero eran otros tiempos, en los que la familia siempre tenía prioridad ante el deporte. Y sin embargo, a los 83 años, tras tener 10 hijos y 37 nietos , Ana no ha abandonado su sueño: quiere convertirse en la campeona del mundo del tenis. Eso sí, no podrá competir en los torneos regulares, pero a Orlando habrá el campeonato reservado a los mayores de 80 años y ella, campeona argentina en su categoría de edad, tiene toda la intención de ganar.

Tres veces a la semana, se pone a los pies las zapatillas de lona, como las que estaban de moda en los años 50, y se va a entrenar con amigos, adversarios, etc….. es decir con quien sea. Su “base operativa” es el Hurlingham Club en Buenos Aires, donde se ha convertido en una verdadera institución. La apariencia, de hecho, “traiciona” sus 83 años. Aún se mueve bien y, al igual que los jugadores de tenis del pasado, juega sujetando una bola en la mano y ejecutando el revés con la otra, es decir un juego no contaminado por los gestos modernos. Además le gusta conducir y gestionar por sí sola el campo que posee en Rauch, a 300 kilómetros al suroeste de la capital.

Ana Obarrio

“Me gusta competir, me gusta ganar, en la vida soy competitiva en todo lo que hago. Yo, solo con ponerme las zapatillas y pisar el terreno de juego ya siento una gran alegría” comenta Ana Obarrio. Nacida en Buenos Aires en 1933, no tuvo imposiciones particulares por parte de su familia. Sin embargo, las normas sociales de la época eran terribles, y nadie podía escaparse. Y así que, a la edad de 18 años, tuvo que dejar el tenis para dedicarse a su futuro marido. “Tenía que jugar un campeonato muy importante, en pareja con un campeón italiano. Pero a mi marido no le gustaba que jugases el dobles mixto con los hombres. Así que, desde entonces, no he jugado más. ¡¡Y no me arrepiento!!” añade la tenista.

Desde entonces se ha dedicado a la familia: con 10 hijos de cuidar no tenía tiempo ni siquiera para leer un periódico. Más tarde, a los 40 años, empezó a jugar otra vez pero sólo como hobby. Cuando se quedó viuda, sobre los 60 años, entonces decidió tomárselo en serio. Según Norma Baylon, la mejor jugadora argentina de tenis antes de la llegada de Gabriela Sabatini, Ana ha sido siempre la mejor en su categoría. Ha vuelto a demostrarlo también en la mayor edad gracias a una inusual capacidad de concentración para una mujer de más de 80 años. “Para mantener entrenado el cerebro leo libros de filosofía y de antropología. De esta manera no me doy cuenta de mi edad” dice Ana Obarrio.

En 2015, Argentina se quedo en la tercera posición en el mundial + 80, perdiendo contra Gran Bretaña: “eso es algo que se me quedó acá en la garganta, pero ahora mi obsesión es ganar en Orlando, donde será el próximo mundial, y seguro que ganaremos”.

¡¡¡SUERTE ANA!!!

Más de Riccardo Cannella

Levi’s: la Historia de los Vaqueros

¡Por suerte que existen los vaqueros! Están bien con todo y son...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *