Año Bisiesto…..¿Por Qué Existe?

Año Bisiesto Por Qué Existe

Un año bisiesto es un año de 366 días, uno más que los “normales”. El 2016 es un año bisiesto, por lo que hoy es el 29 de febrero y no el 1 de marzo como algunos habrán podido pensar. Hay varias cosas sobre los años bisiestos que no son demasiado conocidas: por ejemplo, que no caen sólo cada cuatro años, ya que también son bisiestos los años anteriores a lo que marca el comienzo de un nuevo siglo (1800, 1900 y 2000) que pueden ser dividido por 400. El año bisiesto fue inventado por Julio César y luego “reajustado” por el Papa Gregorio XIII. A continuación hemos reunido algunas curiosidades: por ejemplo, ¿por qué existe el año bisiesto?, ¿cuando fue inventado?, ¿por qué se llama así?

¿Cuando es año bisiesto?
En realidad, no exactamente cada cuatro años. De hecho los años anteriores a lo que marca el comienzo de un nuevo siglo, es decir 1800, 1900, 2000, son bisiestos sólo si pueden ser divididos por 400. Así que 2000 fue un año bisiesto, el 2100 no lo será. La fórmula para determinar si un año es bisiesto es: sólo si las dos últimas cifras son divisibles por cuatro, o si el año es divisible por 400.

¿Por qué existe el año bisiesto?
Un año solar, es decir, el tiempo que tarda la Tierra para realizar una vuelta completa alrededor del Sol, no es perfectamente divisible en períodos de 24 horas, o sea días: dura alrededor de 365 días y 6 horas. Si todos los años tuvieran 365 días, cada cuatro años el calendario se encontraría adelantado de un día. Gracias al año bisiesto, el calendario se “cuadra”, añadiendo un día justamente cuando el avance acumulado alcanza las 24 horas (seis horas por año durante cuatro años). Otro problema es debido al hecho de que en realidad el año astronómico no dura exactamente 365 días y 6 horas, pero unos pocos minutos menos, exactamente 365 días, 5 horas, 48 minutos y 46 segundos. Así que incluso usando los años bisiestos, después de 400 años el calendario se encontraría retrasado de unos tres días. Para resolver el problema, los años anteriores a lo del comienzo del siglo (aquellos divisible por ciento), no se consideran años bisiestos a menos que no sean también divisibles por 400. De esta manera, cada 400 años hay 3 años bisiestos menos, eliminando por lo tanto los tres días de antelación.

Julio Cesar

¿Cuando se inventó el año bisiesto?
Casi todos los calendarios realizados durante la historia humana incorporaban algún sistema para corregir el hecho de que el año solar no puede ser dividido exactamente en días. La observación del sol y de las estrellas ha sido una de las primeras ciencias que se ha desarrollado en casi todas las civilizaciones y ya muchos siglos antes del cristianismo los astrónomos tenían conocimiento de los tiempos de la revolución de la Tierra alrededor del Sol. En el caso de nuestro calendario, el origen del año bisiesto se remonta al 46 aC cuando Julio César quiso poner un poco de orden a la situación caótica del calendario romano.
Hasta su llegada, el año romano tenía una duración de 355 días. Para compensar la diferencia con el año solar, de vez en cuando se añadía al calendario un “mes bisiesto” de duración variable, por lo general alrededor de tres semanas entre febrero y marzo. En teoría, la norma preveía que a un año de 355 días tenía que seguir uno de 377 días, luego otra vez uno de 355 y sucesivamente uno de 378, para posteriormente reiniciar el ciclo. Alternando de esta manera, el calendario romano podía estar más o menos en línea con el calendario solar. En la práctica, sin embargo, las cosas funcionaban muy mal. La autoridad que gobernaba los calendarios, el Sumo Pontífice, era una figura política y a menudo ocurría que el mes intercalado se reducía o alargaba, o venía “olvidado”, de acuerdo con el interés de los pontífices o sus aliados. Por ejemplo, si el Pontífex Maximus tenía intereses en retrasar una elección prevista para marzo, podía incluir después de febrero, un mes bisiesto inusualmente largo. La situación era extremadamente caótica y Julio César trató de resolverla. Con la ayuda de matemáticos y expertos, algunos de los cuales conocidos durante la campaña de Egipto, diseñó un calendario dividido en años de 365 días y 366 cada cuatro años.

¿Por qué se llama año bisiesto?
Los romanos no contaban los días del mes como nosotros (2 de febrero, 7 de marzo, 12 de Junio, etc.), sino que utilizaban un sistema complicado, donde cada mes se dividía en calendas, nonas e idus. En el calendario juliano se estableció que en los años de 366 días, el “día” de más se añadiera en febrero en el sexto día antes de las calendas de marzo, es decir el 24 de febrero. Legalmente, el 24 de febrero se consideraba un “día doble”, compuesto por 48 horas. A lo largo de estos años, por lo tanto, había dos “sextos día antes de las calendas de marzo“, de la cual “bisextus” (dos veces el sexto) y luego bisiesto. El primer 29 de febrero probablemente apareció en la Edad Media, cuando los días de los meses comenzaron a ser contados de forma secuencial y ya no a la manera romana.

Gregorio XIII

…..y ¿el asunto de los años del siglo?
La reforma de Julio César había pasado por alto que un año solar no dura exactamente 365 días y seis horas. El calendario Juliano, por lo tanto, se retrasaba de tres días cada 400 años. Entre las guerras civiles, la caída del imperio romano, las invasiones bárbaras y las plagas, nadie prestó atención a este error durante aproximadamente un milenio y medio. Sólo en 1582 el entonces Papa Gregorio XIII, se dio cuenta de que ese año la primavera había empezado el 11 de marzo, diez días antes de la fecha del equinoccio. Gregorio decidió resolver el asunto de una vez por todas imponiendo una reforma drástica: después del viernes 4 de octubre de 1582 el calendario pasaría directamente a sábado 15 (los diez días en el medio, en cierto sentido, nunca habían existidos). Sin embargo esto no resolvería el problema de la duración media del año. Para evitar perder otros diez días en los mil años siguientes se determinó que los años múltiples de cien serían años bisiestos sólo si también múltiples de 400.

Más de Riccardo Cannella

¡¡La Siesta no Debe Durar Más de 30 Minutos!!

Sí a la siesta, a condición de que no dure más de...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *