Cómo Ayudar a Los Niños a Dormir Más y Mejor

Cómo Ayudar a Los Niños a Dormir Más y Mejor

Dormidos en clase, agresivos sin motivo aparente, a menudo alterados y distraídos.

Según una reciente investigación estos tipos de trastornos se deben a que más de un millón de niños/chicos entre 3 y 14 años duermen poco y mal. De hecho, en el último siglo han perdido por lo menos una hora de descanso y en la actualidad la mayoría de nuestros hijos duermen de promedio 40 minutos menos de lo que deberían.

“El ciclo biológico día-noche debe ser respetado”, recuerdan firmemente, y con un poco de preocupación, los pediatras a los padres. “Son muy pocos los casos de insomnio y de trastornos del sueño generados por verdaderas patologías como el asma, reflujo, trastorno del oído o de apneas obstructivas que, contrariamente a lo que se podría pensar, también afectan a los más pequeños”.

En la mayoría de los casos: “la dificultad para conciliar el sueño y despertares nocturnos se deben a los malos hábitos durante el día: en más de ocho de cada diez casos el insomnio depende de factores psico-fisiológicos relacionados con la organización diaria, y la multitud de estímulos que “rodean” la rutina creada por los padres, empezando por la mala costumbre de obligar a los niños a seguirlos en bares y restaurantes hasta muy tarde” comentan los pediatras. Y añaden “Si tomamos la decisión de tener un hijo hay que tener en cuenta algunas reglas para lograr sus bienestar. Su derecho al descanso se debe poner en primer lugar. Los niños de 3 a 5 años de edad deben dormir por lo menos 11-13 horas, de 6 a 10 años 9-10 horas y de 11 a 13 años por lo menos 8-9 horas”.

Niños Agresivos por Falta de Sueño

Por todas estas razones y para ayudar a los chicos menores de 14 años a “recuperar” un descanso saludable, aquí te dejamos cinco reglas relacionadas con los cinco sentidos, para ayudarles a conciliar el sueño y dormir bien.

La Vista
Apagar tablets, televisión y ordenador por lo menos una hora antes de ir a la cama, sobre las 8h de la tarde: ir a la cama después de las 9h-9,30h de la tarde hace que los niños tarden más tiempo en dormirse y se despierten más a menudo por la noche. La luz de los dispositivos electrónicos altera la producción de melatonina, la hormona que estimula el descanso, “trastocando” el ciclo de sueño-vigilia de los niños y adolescentes: por esta razón, es recomendable empezar desde la hora de la cena a reducir la exposición a la luz muy intensa. También es aconsejable tener una lámpara de bajo consumo regulable para iluminar el dormitorio de los niños de forma suave. Una luz tranquilizadora ayudará incluso a aquellos que tienen miedo a la oscuridad.

El Gusto
Cenar tarde, fuerte y con alimentos muy grasos, afecta negativamente el descanso nocturno: por lo tanto es mejor no ofrecer a los más pequeños fritos o cenas muy pesadas por la noche, mejor en su lugar alimentos que contienen el triptófano, un importante aminoácido que estimula la producción de la serotonina, una sustancia muy importante para la relajación. Se encuentra en grandes cantidades en el pollo, pavo, huevos y pescado. Además una buena taza de leche caliente por la noche antes de ir a dormir es otra gran manera de promover el descanso ya que la leche y el yogur son fuentes importantes de triptófano.

El Tacto
La “regla del tacto” recomienda mantener una temperatura fresca en la habitación de los niños, sobre los 18 grados: el excesivo calor altera el control de la temperatura y afecta el descanso. También es útil elegir un pijama de algodón transpirable, que abrigue más por el invierno pero sin exceder: el objetivo es no sudar en la cama, de lo contrario será aún más probable que el pequeño se desarrope por la noche y duerma mal.

El Olfato
Los materiales con los que están hechos la cama y las mantas también son importantes para la “regla del olfato”. Las sábanas de algodón frescas y cambiadas con frecuencia favorecen el descanso, especialmente si huelen a lavanda. Esta fragancia reduce la frecuencia cardíaca y la presión arterial, por lo que puede ayudar a relajarse antes de dormir. Además el aire que se respira en el dormitorio es esencial para los niños sobre todo si son asmáticos o con alergias: si hay polvo o elegimos tejidos que no son antialérgicos, se verá comprometido, inevitablemente, el descanso del niño por los repetidos estornudos y malestares debidos a la hipersensibilidad.

El Oído
Una habitación tranquila es esencial para dormirse. Por esta razón,mínimo 30 minutos antes de acostar a los niños en la cama, la casa debería “lograr” el silencio y “llenarse” de sonidos agradables como una música relajante. Para aquellos que viven en una zona de tráfico muy ruidosa los pediatras recomiendan utilizar el llamado “ruido blanco” que puede ser producido utilizando una máquina específica o simplemente con un ventilador o un purificador de aire eléctrico: es esencialmente un ruido de fondo que gracias a su homogeneidad y continuidad ayuda a que el cerebro no escuche otros sonidos, reduciendo de esta manera la molestia de ruidos externos repentinos y el riesgo de despertares nocturnos.

Más de Riccardo Cannella

Cómo Comer las Pringles de Forma Correcta

Comer en libertad es sin duda sinónimo de concederse una pausa para...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *