Cómo Obtener un Bronceado Perfecto

Bronceado perfecto

Con la llegada del calor y del sol, es decir, del verano, el deseo de tomar el sol aumenta. En efecto, tal y como se explica en un reciente estudio del Massachusetts General Hospital y de la Harvard Medical School de Boston, el bronceado puede incluso crear dependencia al estimular la producción de endorfinas, la hormona del placer en el organismo.

Un bronceado perfecto, dorado y duradero en el tiempo es el objetivo de todo el mundo, sin embargo para evitar quemaduras solares y obtener un brillo saludable y uniforme es muy importante saber cómo elegir los productos adecuados.

Si queremos obtener un bronceado perfecto, bajo el sol siempre hay que protegerse, tanto si tenemos una tez clara como una piel oscura o bronceada.

La elección del protector solar debe hacerse de acuerdo con nuestro tipo de piel, la hora del día en el que estamos expuestos, la zona (montaña, trópicos, mediterráneo, etc.) y la posible presencia de superficies reflectantes (la arena, el mar, etc.). La crema solar se elige en función del factor de protección, un número que indica cuánto tiempo podemos permanecer en el sol tras la aplicación del producto antes de que nuestra piel se queme: en la elección, el farmacéutico puede ser de gran ayuda. La protección se aplicará al menos media hora antes de la exposición al sol para permitir que los ingredientes activos pasen a través de la capa superficial de la piel.

La aplicación también tiene que ser renovada durante el día: de hecho, la sudoración, el frotarse con las toallas de playa, los baños y las duchas frecuentes, o una aplicación desigual reduce la capacidad de protección del producto. La aplicación constante de una crema solar también proporciona una mayor hidratación de las capas superiores de la epidermis, lo que ayuda a conservar un bronceado perfecto por más tiempo.

Las líneas de los filtros solares ofrecen diferentes productos: cremas, aceites, leches, geles, spray, agua solar. En general, las cremas y geles están indicados para la cara o las partes del cuerpo no extensas (por ejemplo, los hombros y el cuello), mientras que las otras opciones están indicadas para todo el cuerpo. Los aceites solares, que normalmente tienen factor de protección bajo, dan brillo a la piel, lo que facilita la penetración de la radiación, pero no se recomiendan en el caso de piel clara. Por último, mejor optar por productos resistentes al agua, capaces de mantener su efectividad incluso después de 40 minutos de inmersión en agua. Estos productos tienen una mejor persistencia en la piel y son especialmente indicados si se suda mucho o si realizan baños frecuentes. Se cree que los protectores solares de amplio espectro protegen contra el cáncer de piel, aunque en la actualidad no hay datos fiables y definitivos que lo confirmen.
Sin embargo, el uso de filtros solares no tienen que ser una excusa para permanecer en el sol durante más tiempo y no deben impedir el uso de otras formas de protección (especialmente durante las horas más calurosas), tales como, por ejemplo, usar ropa protectora.

Además de utilizar un correcto protector solar, sólo tenemos que seguir unos sencillos pasos para tener un bronceado perfecto:

Exponerse gradualmente: en los primeros días de vacaciones en la playa debemos acostumbrar
progresivamente la piel al sol. El bronceado superficial de los primeros días se debe a la retención de la melanina ya disponible y está destinado a desaparecer rápidamente. Solamente después de una semana se empieza a formar un bronceado perfecto y duradero.

No permanecer al sol cuándo y cuánto queremos: recordar que los mejores momentos para broncearse son por la mañana hasta las 11h y por la tarde a ultima hora. Evitemos las horas más calurosas del día (de 12 a 15).

Permanecer en movimiento: de esta manera la radiación solar se distribuye homogéneamente por todo el cuerpo.

Después de un buen baño es agradable secarse al sol: sin embargo hay que tener cuidado, el reflejo de las gotas de agua en el cuerpo pueden favorecer las quemaduras de sol y la deshidratación.

Prestar atención a la dieta: Los alimentos ricos en vitaminas son capaces de proporcionar a la piel una hidratación adecuada: la vitamina C (que se encuentra en abundancia en los pimientos, los cítricos y el kiwi), la vitamina E (huevos y brócoli) y la vitamina A – Betacaroteno (vegetales de pulpa roja o amarilla). Los suplementos alimenticios hechos de betacaroteno ayudan a dar un bonito color dorado, aunque no ofrecen una protección contra la radiación ultravioleta.

Autobronceadores, (¿sí o no?): Los autobronceadores pueden ser un buen aliado para
los ”maniáticos” del bronceado perfecto: permiten obtener una buena pigmentación de la piel, aunque destinada a desaparecer dentro de 2 o 3 días, en pocas horas y en ausencia del sol. Así que es bueno para los primeros días, incluso cuando la piel no está bronceada, ya que permiten mostrar un bonito color dorado, o también, una vez de vuelta a la ciudad, para mantener un bronceado perfecto por más tiempo. Cuidado: los autobronceadores no aseguran ningún tipo de protección contra la radiación ultravioleta.

Crema después del sol: Tras la exposición, la piel necesita ser hidratada para mantenerse flexible. Una crema hidratante o un producto para después del sol (que contiene sustancias refrescantes y calmantes) realizan esta tarea.

Hay que tener en cuenta que la piel se renueva de forma continua, eliminando las capas superficiales, por lo que el bronceado perfecto está destinado, tarde o temprano a desaparecer.

Más de Riccardo Cannella

Deyà: Vivir la Magia del Arte en Mallorca

Muchas personas la conocen como uno de los templos más populares de...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *