Cómo Organizarse en Casa con Niños Pequeños

Niños Pequeños en Casa

Cuando tenemos niños pequeños, puede resultar muy difícil hacer frente a todo y a menudo lo primero que se descuida es la casa, convertiéndose en un verdadero desastre. De hecho los niños pequeños, ya sean bebés o no, requieren gran parte de nuestra atención. Y solo cuando descansan podemos poco a poco tomar las riendas de nuestro hogar. Sin embargo hay que hacerlo de una manera sistemática si queremos obtener resultados.

El secreto de una buena organización doméstica reside en implantar, aunque cueste tiempo, algunos hábitos o rutinas en nuestras vidas en familia que sirvan para satisfacer las necesidades básicas del hogar ya que con los niños pequeños es muy complicado aspirar a la perfección en casa. Además, es muy importante no olvidar tomar tiempo necesario para que descansemos también nosotros.

Cómo Organizarse en Casa con Niños Pequeños

En primer lugar necesitamos planificar las comidas de la semana. Hay que mirar lo que tenemos en casa y hacer una lista de la compra. Es recomendable eligir platos sencillos y rápidos. Luego nos vamos al supermercado y hacemos la compra para toda la semana y una vez en casa la colocamos de forma ordenada en los respectivos sitios. Después de cada comida lavar inmediatamente los platos o poner en marcha el lavavajillas e intentar dejar siempre la cocina limpia.

El segundo hábito que tenemos que implantar es conseguir poner la lavadora por lo menos cada dos días, y planchar sólo lo esencial.

Estas dos actividades, la cocina y poner la lavadora, son las primeras tareas que tenemos que modificar. Es recomendable acostumbrarse bien a estas rutinas y solamente unos días más tarde, cuando se hayan convertidos en acciones automáticas (o casi), pasaremos el resto. Lo importante es no agobiarse. Poco a poco, paso a paso, podremos recuperar por fin un poco de orden en casa, sin presionarnos demasiado.

Después de ser capaces de tener el control de la cocina y la lavadora, nos toca la limpieza del cuarto de baño, tarea que podemos realizar todos los días de forma simple y rápida. Utilicemos un pulverizador para limpieza del baño y una esponja para quitar el producto. Si lo hacemos todos los días no tardaremos más de 5 minutos, ya sea por la noche antes de ir a la cama, por la mañana antes que se despierte el niño o cuando tengamos justo 5 minutos de tiempo.

Una vez que logremos tener bajo control también la limpieza del cuarto de baño, nos toca la tarea de poner orden en la casa. Si tenemos un bebé entonces es mejor ordenar cuando éste duerma, sin embargo si es un poco más mayor es recomendable dejarlo en el parque para bebés para que nos vea mientras. Entremos en cada habitación y pongamos en su lugar cada objeto. También en este caso tardaremos máximo 5-10 minutos si nos acostumbramos a realizar esta acción todos los días. Si nuestro hijo anda, entonces podremos pedirle que nos “ayude”. Aunque será necesario invertir más tiempo, habremos pasado tiempo con el pequeño haciendo algo útil no sólo para la casa.

Una cosa muy importante que no tenemos que olvidar, especialmente si los niños gatean, son los suelos. E este caso no hay remedio ya que tendremos que barrer o pasar la aspiradora todos los días.

Es importante recordar y entender que cuando se tienen niños pequeños, hasta los 3 años por lo menos, es difícil gestionar nuestras casas como cuando no estaban. Aceptando esto, seguramente las cosas nos resultaran más fáciles ya que esta etapa de la vida es un regalo y tampoco dura mucho.

Etiquetas de la entrada
, ,
More from Riccardo Cannella

¿Por qué Viajar Habitualmente Compromete el Oído?

Auriculares, un reproductor de música digital y todavía la cara de sueño....
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *