Cómo Planchar las Camisas Perfectamente

Cómo Planchar las Camisas Perfectamente

Planchar es un arte, especialmente cuando se trata de camisas. Pliegues, costuras, cuellos y puños hacen que planchar las camisas sea una de las tareas domésticas más complicadas. Por esta razón a continuación te dejamos algunos consejos sobre cómo hacerlo perfectamente, sin estresarse.

En primer lugar, empezamos por las herramientas de trabajo: para planchar las camisas correctamente, es necesario que el deposito de la plancha esté lleno de agua y que la temperatura se ajuste al tejido en cuestión. Además, la tabla de planchar tendrá que estar a una altura adecuada (altura caderas). La presión de la plancha tiene que ser constante pero “ligera”, y el movimiento uniforme y suave. Un “pasaje” de plancha corresponde aproximadamente a 3 segundos de presión. Donde hay arrugas mas resistentes (por lo general en los bordes) podemos también tenerla 5 o 6 segundos.

Cómo usar correctamente la plancha para planchar las camisas

Se empieza desde el cuello: hay que extenderlo con el interior de la camisa hacia nosotros, pasamos la plancha caliente, luego damos la vuelta a la camisa, doblamos el cuello y volvemos a pasar la plancha. Ahora el busto. Comenzamos por la parte frontal (el vientre), extendiendo mitad de ella en la tabla de planchar. A continuación pasamos la plancha empezando por la costura lateral, con movimientos cortos hacia los botones (siempre desde la parte inferior hacia el hombro). Planchamos el espacio entre un botón y el otro. La plancha hará un movimiento desde el interior hacia el exterior del tejido. Repetir la operación con la otra mitad de la camisa.

Extender ahora la camisa con el fin de tener la parte de la espalda hacia nosotros. Empezando desde la costura superior, “bajamos” con la plancha hacia el borde, repitiendo el movimiento alrededor de tres veces. A continuación, hay que mover la prenda a la derecha y después a la izquierda para completar con el resto de la camisa, siguiendo siempre por la costura. No hay que olvidarse planchar las camisas en la sección que cubre los escápulas, justo debajo del cuello: ponerla en la parte extrema de la tabla y plancharlas con pequeños movimientos de la plancha. Por último, las mangas: extenderlas de manera que su parte “delante-detrás” se corresponda a la de las costuras. A continuación se planchan con movimientos que van desde el interior hacia el exterior, pasando la parte extrema de la plancha en los puntos arrugados (puños y botones). Para terminar, se plancharán los puños por dentro y por fuera.

Más de Riccardo Cannella

La Madre más “Mala” de la Historia….

La estadounidense Jaime Primak Sullivan es escritora, publicista y madre de tres...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *