Consejos para Ayudar nuestro Hijo en su Primer Día de Cole

Primer Día de Cole

Empezar el cole es un paso importante para todos los niños hacia la autonomía y la socialización. Además, muchas veces, marca sus primera separación oficial de la familia. Por esta razón a continuación os dejamos algunas sugerencias para que los padres vivan de la forma más serena este cambio.

Tener confianza en la capacidad de los hijos
Los padres que se enfrentan a la primera separación suelen tener muchas dudas: ¿el niño será capaz de hacerse entender? ¿Sus necesidades serán satisfechas? ¿Será capaz de comer e ir al baño sólo?
Para vivir con tranquilidad esta nueva “aventura”, es muy importante tener confianza en las capacidades del niño, incluso cuando a los ojos de los padres parecen frágiles e indefensos. Algunos padres siguen teniendo dudas incluso con niños que ya han estado en la guardería. En este caso, la principal preocupación es las dificultades que puedan surgir por el cambio de escuela y compañeros. Sin embargo los niños que han vivido la experiencia de la “guarde”, en muchos casos, van a sorprender a mamá y papá por la facilidad de adaptación gracias justamente al proceso de “escolarización” asimilado anteriormente.

Escuchar entusiasmados sus historias
En el “cole” los niños pequeños son perfectamente capaces de cuidar de sí mismos ya que aprenden rápidamente mirando a los compañeros. Además captan con facilidad todos los estímulos graduales propuestos por los maestros. A sus regreso a casa mostrémonos entusiastas de sus historias y participemos con alegría en sus pequeños grandes descubrimientos.

Evitar las comparaciones con otros niños
Cada niño tiene su propio ritmo, e incluso aquellos que ya han ido a la guardería experimentan una situación diferente. Por tanto, no es tan matemático que se adapte rápidamente. Para ello, es esencial que los padres reconozcan las características y la personalidad del pequeño y eviten cualquier comparación con los demás niños.

Hay, por ejemplo, quien participa enseguida en el juego desde los primeros momentos de la entrada y quien, en cambio, se aparta un poquito, observa y explora a su alrededor los espacios, los adultos y los demás niños. Sin duda, no es una señal de que el niño no se está integrando respecto a los que muestran un mayor entusiasmo inicial.

Invitar a los niños a hablar de sus día en el cole
En esta etapa, es muy importante invitar al niño a hablar, en general, de todos los aspectos de su día en el cole. Es apropiado preguntar a que actividades se ha dedicado, como ha ido, si se ha relacionado con un compañero en particular, o si se ha enfadado.

Ayudar a comunicar sus emociones
Para favorecer la integración del niño en la escuela (e incluso superar la primera fase), además de preguntar al niño sus opiniones, es esencial que los padres le ayuden a comunicar sus sentimientos: ¿Cómo te sientes hoy?, ¿Te ha gustado dibujar?, “¿Te lo has pasado bien?
Tal vez el niño no está contento porque la actividad del día no era de su agrado. De esta forma los padres podrán determinar aún más los intereses del niño que, desde luego, pueden ser diferentes respecto a los de otros compañeros de su clase.

Considerar el llorar como una reacción normal
Llorar no es tan negativo, de hecho, nos dice muchas cosas: que existe un vinculo muy fuerte y de repente está siendo “condicionado” por nuevas experiencias; aunque es cierto que manifiesta una inquietud. Es normal oponer una cierta resistencia frente a una novedad. Los padres no deben huir si el niño está llorando, sino mirarlo en los ojos (el contacto visual es muy importante) y asegurarle que volverán a una hora determinada, la real. Mentir con buenas intenciones (“Vuelvo en 10 minutos, ¡no llores!) crean daños y desorientan mucho al niño, desde el punto de vista temporal.

Si el niño sigue llorando, en algún momento, después de los saludos y los mimos, hay que ser fuertes y marcharnos. ¡¡No podemos quedarnos allí todo el día!! Como padres debemos aceptar los tiempos de nuestro hijo (que pueden desviarse de los clásicos 15 días desde el inicio) y pensar que poco a poco, el pequeño podrá apreciar la nueva escuela como parte “normal” de la rutina de su vida.

No tener prisa de dejar al niño muchas horas en la escuela
Para nuestro hijo las novedades siguen siendo etapas importantes del crecimiento. Incluso si estamos seguros y serenos, no es necesario dejarlo en la nueva escuela durante muchas horas al día. Siempre que sea posible (permisos o vacaciones laborales, organización familiar) intentemos que el niño viva una integración lenta y gradual.

No ser demasiado protectores y dejar a los niños aprender de sus errores
No siempre podemos proteger a nuestros hijos, como nos gustaría. Debemos darles la oportunidad de participar, de experimentar, de aprender a través los errores. Conflictos por una nueva etapa, la integración en una nueva escuela o la primera separación de la familia son hechos inevitables. Sin embargo son experiencias que incentivan buscar nuevas formas de cooperación y aperturas, con la esperanza de que los pequeños pasos realizados traigan un “viaje” lleno de logros y satisfacciones.

Etiquetas de la entrada
, , , ,
Más de Riccardo Cannella

Fotos de Hijos en las Redes Sociales: ¿Si o No?

En la actualidad el uso de las redes sociales se ha convertido...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *