Día Mundial del Corazón: Cómo Prevenir las Enfermedades Cardiovasculares

Día Mundial del Corazón: Cómo Prevenir las Enfermedades Cardiovasculares

El 29 de septiembre, se celebra el Día Mundial del Corazón, promovido por la World Heart Federation y como cada año muchas son las iniciativas propuestas en las ciudades españolas que han adherido a la campaña de prevención de enfermedades cardiovasculares.

Los últimos datos confirman que estas enfermedades matan alrededor de 17,3 millones de personas en todo el mundo cada año, con la posibilidad de que esta cifra se extienda a 23 millones en 2030. Es el Instituto Superior de Salud a lanzar la alarma: “Las enfermedades cardiovasculares siguen representando la principal causa de muerte, siendo responsable del 44% de todos los decesos.”

Sin embargo, la prevención puede reducir en gran medida el riesgo de estas enfermedades según la World Heart Federation. De hecho, se pueden prevenir teniendo en cuenta algunos factores como el peso, la tensión, el nivel de colesterol y la glucosa en la sangre.

El secreto, al fin y al cabo, no es un verdadero secreto: siempre se trata de tener una alimentación saludable y abandonar todos los malos hábitos, como el sedentarismo y el tabaco. Aunque hay algunos factores que no pueden ser modificados y que afectan o dan lugar a la aparición de estas enfermedades (sexo, familiaridad y edad), también es cierto que a través pequeñas acciones diarias se puede conseguir un cambio significativo en el estilo de vida.

Por lo tanto, no es aconsejable comer demasiado y abusar de alcohol, pero tampoco es recomendable consumir demasiado azúcar o grasa. Además hay que moderar el uso de la sal. La alimentación debe ser variada y equilibrada: rica en frutas, verduras, legumbres, granos enteros y pescado, ya que estos alimentos ayudan a controlar la presión arterial y el peso. Es decir seguir una dieta mediterránea de verdad.

Otra causa, decisiva en el aumento del riesgo cardiovascular, es el tabaco, ya que fumar daña las paredes de los vasos sanguíneos y también aumenta los depósitos de grasa en las arterias. Y mientras que la nicotina acelera los latidos del corazón, el monóxido de carbono disminuye la cantidad de oxígeno en la sangre y promueve el desarrollo de la aterosclerosis. Un impulso más para dejar de fumar es que todos estos riesgos se reducen a la mitad después de un año desde el último cigarrillo.

También hacer actividad física es saludable para el corazón, así como caminar solamente durante 30 minutos al día: de esta manera mejora la circulación sanguínea y ayuda a prevenir un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Más de Riccardo Cannella

Padres Digitales: Cómo Dar El Buen Ejemplo a Tus Hijos

Los tiempos han cambiado. Y mucho. Si en el pasado, la mayor...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *