¡¡Dónde y Cuándo No Hay Que Utilizar El Teléfono!!

¡¡Dónde y Cuándo No Hay Que Utilizar El Teléfono!!

Según Sherry Turkle éstos son los lugares y momentos de nuestras vidas donde deberíamos prohibir el uso del teléfono. 

Según Sherry Turkle, psicóloga y profesora del Instituto de Tecnología de Massachusetts, los estudiantes están obsesionados con la idea de ser perfectos e invulnerables. Por esta razón, para hacerle preguntas le envían un email en lugar de ir a hablar con ella personalmente en los horarios de recepción.

“Cuanto más me hago famosa, mas horas invierto en mi trabajo y más el número de estudiantes que participan en mis actividades disminuye”, dice la Turkle durante una de las sesiones de la Aspen Ideas Festival, organizada por el Instituto Aspen junto con The Atlantic. “Principalmente piensan que la conversación pueda ser problemática porque sucede en tiempo real y no pueden controlar todo lo que dirán”. “Estos estudiantes tratan de ocultar sus defectos detrás de una pantalla”, comenta Turkle, “y están equivocados si creen que a las dos de la mañana voy a escribir la respuesta perfecta a la pregunta perfecta”.

Todo esto demuestra que, en la vida diaria, dependemos demasiado de los teléfonos o tablets, comenta Sherry. El objetivo de su “ataque” no sólo son los Millennials maníacos de los correos electrónicos, sino también las madres recientes que prefieren estar sentada en casa con sus teléfonos en lugar de reunirse en el parque.

Además, nos recuerda que hay estudios que demuestran que tener un teléfono en la mesa durante las comidas, aunque apagado, nos hace menos empáticos. “Para cambiar las cosas deberíamos prohibirlo en algunos lugares y momentos de nuestras vidas”.

Por ejemplo:

  • En la cocina.
  • En el comedor.
  • Cuando se hace la compra o “algo que generalmente tiene a que ver con la comida o su preparación”.
  • En clase: Según Turkle, la mayoría de las universidades de élite prohíben los teléfonos y los ordenadores portátiles en el aula porque “a mano se toman mejores apuntes”.
  • En el dormitorio: “no es bueno para la intimidad”.
  • En la habitación de nuestros hijos: “dificulta el sueño”.
  • En coche, conduciendo: “si no queréis mataros”.
  • En coche, como pasajero, a menos que no tengamos un “viaje de 50 horas”, en cuyo caso es posible negociar un poco de tiempo para ver una película. Sin embargo hay que recordar que las conversaciones en el coche son “las que los niños recuerdan por el resto de sus vidas”.
  • En los parques.
  • Cuando los hijos van a la piscina o juegan un partido.
  • Cuando vamos a recoger los niños a la escuela: “si miras el teléfono cuando nuestros hijos quieren nuestra atención, le romperás el corazón.

Demasiado? Sí, pero es el precio que hay que pagar por tener un poco de empatía. No es “una posición contra la tecnología, sino una posición favorable para las conversaciones,” comenta Turkle antes de ser interrumpida por el sueno de un móvil de alguien entre el publico.

Más de Riccardo Cannella

4 Ideas de Negocios Online Low Cost

¿Queremos comenzar nuestra propia actividad, pero tenemos un presupuesto muy limitado para...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *