¿Dormir cerca del Móvil puede Perjudicar nuestra Salud?

Dormir cerca del Móvil puede Perjudicar nuestra Salud

En la actualidad el uso del teléfono móvil es cada vez más “obsesivo”, hasta el punto de no soltarlo nunca y si lo olvidamos, nos sentimos perdidos. No lo apagamos en ningún momento del día y nos dormimos dejándolo en la mesita de noche. Sin embargo, este hábito, puede ser perjudicial para nuestra salud.

Si dormimos con el teléfono junto a la cama, éste podría ser la causa de algunos imperceptibles problemas de salud. Las radiaciones emitidas por los smartphones son realmente más peligrosas de lo que creemos: durante las horas de sueño pueden causar pesadillas, dificultades para conciliar el sueño, aumento de la frecuencia a despertarse durante la noche, etc. ¿La razón? Una alteración en el sistema de la auto-regulación de algunos procesos como el reloj biológico o ritmos circadianos.

La Organización Mundial de la Salud explica que los aparatos eléctricos en general (no sólo los teléfonos móviles) son perjudiciales para el cuerpo y pueden aumentar la posibilidad de enfermedades más serias. Aunque algunos estudiosos no reconocen los efectos tóxicos, existen investigaciones realizadas en Australia que han demostrado que existe una relación importante entre el uso de smartphones y la esterilidad de los hombres, así como un aumento de estrés en ambos sexos.

¿Qué podemos hacer para no dormir con el móvil cerca?

Hay dos opciones: la primera es apagarlo y apoyarlo en la mesita de noche. La segunda es dejarlo encendido, pero en una habitación distante, como puede ser la cocina o el salón. Si no queremos apagarlo, por la duda que alguien quiera ponerse en contacto con nosotros por una emergencia, por lo menos podemos desactivar la conexión de datos o la conexión Wi-Fi. Los expertos dicen que el teléfono debe estar por lo menos un metro de distancia de nuestro cuerpo cuando dormimos. Por ejemplo, podemos dejarlo en el sofá o en una silla.

Otro factor a tener en cuenta, ya que muchos lo hacen, es que no se puede cargar el teléfono móvil durante la noche, dejándolo por de bajo de la almohada. Hay muchos casos de personas que se han quemado la cara o las manos después de una sobrecarga de corriente y posterior incendio del smartphone. Los cojines están hechos de un material que es fácilmente inflamable y esto nos pone en peligro mientras dormimos, cuando no somos conscientes de lo que está sucediendo a nuestro alrededor.

Otro riesgo relacionado con dejar el móvil cerca de nosotros durante las horas de sueño es el aumento de nuestros niveles de ansiedad: nos despertamos en el medio de la noche para comprobar los correos electrónicos o nuestras redes sociales cada vez que recibamos una notificación, etc. Se trata de un cambio en el comportamiento y hábitos, que a la larga puede afectarnos: estrés, insomnio, falta de concentración, problemas cognitivos, falta de productividad, irritabilidad, pesadillas, dolores de cabeza, etc.

Dormir con el Móvil

Hábitos “más saludables” para el uso del móvil

  1. Limitar la duración de las llamadas y si esto no fuera posible, cambiar de oído cada pocos minutos.
  2. Siempre que sea posible, realizar llamadas telefónicas utilizando un auricular para evitar mantener el teléfono cerca de la cabeza.
  3. Evitar que los niños utilicen el móvil, incluso como juego.
  4. No hablar por teléfono móvil cuando hay poco cobertura, ya que el dispositivo tiene que emitir radiofrecuencias más potente.
  5. Evitar tener el smartphone cerca del cuerpo (por ejemplo en el bolsillo de los pantalones), o a contacto con la piel.
  6. Mantenerlo, por lo menos, a medio metro de distancia de nosotros en nuestro escritorio o mesa.

 

Debemos, por lo tanto, dejar que el teléfono “descanse” un poco. Durante la noche, tenemos que dormir y reposar, para recargar las pilas (nuestras) y recuperar las fuerzas que hemos gastado durante todo el día. El teléfono móvil, mejor dejarlo apagado hasta que no nos despertamos o hasta cuando salimos de casa para ir a trabajar. De esta manera, evitaremos desequilibrios a nivel neuronal, en cuanto se refiere a la calidad del sueño y a los niveles de estrés.

Todavía los resultados de los estudios sobre este tema no están claros, sin embargo los datos que tenemos actualmente a nuestra disposición pueden servirnos para cambiar algunos hábitos. No olvidemos también, que otros dispositivos eléctricos pueden ser perjudiciales para la salud: tratemos de no tener la televisión y el ordenador en el dormitorio. Si ya los tenemos, se pueden desenchufar antes de ir a dormir, por ejemplo. Además es recomendable apagar el router Wi-Fi antes de acostarse.

Por cierto, tratemos de no usar el smartphone hasta el último momento, antes de cerrar los ojos.

Más de Riccardo Cannella

Encontrar Trabajo en Facebook: ¡¡Ahora es Más Fácil!!

¿Encontrar trabajo gracias a las redes sociales? Ahora es más fácil. Facebook...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *