El Belén en el Mundo

El Belén en el Mundo

La preparación del belén, aún representa, para muchas familias de todo el mundo, un momento de celebración y una manera de recordar las raíces cristianas de la cultura occidental. Sin embargo ¿cuáles son sus orígenes y cómo se decora en los varios países del mundo?

Orígenes del belén en el mundo

Según el relato de Tomás de Celano, el primer biógrafo de San Francisco, la principal razón que llevó al Santo de Asís a hacer realidad en Greccio, en 1223, un belén viviente fue la necesidad de representar el nacimiento del Niño Jesús y ver de alguna forma, con los proprios ojos, las dificultades encontradas por éste y las condiciones precarias en la que yacía sobre la paja entre el buey y el asno.

Sin embargo, la escena sagrada propuesta por San Francisco era todavía incompleta. De hecho faltaban los principales protagonistas de la Natividad (María, José y el niño Jesús). No obstante, a partir de ese momento, la preparación del belén, aunque si en diferentes variantes, se extendió en la cultura europea y en todo el resto del mundo.

En España, por ejemplo, la decoración del belén en Navidad se extendió en la región de Cataluña, durante la dominación borbónica en Nápoles, gracias a algunos intercambios comerciales entre España y la ciudad de Nápoles. Los artesanos catalanes, en particular, comenzaron a representar la Natividad enfatizando más el aspecto histórico del evento, representando fielmente los paisajes, los trajes y las construcciones de Palestina en la época del rey Herodes.

En Francia, una vieja tradición provenzal atribuye a Monna Pica (madre de San Francisco), el nacimiento del primer belén. Según algunos estudiosos, de hecho, la tradición del belén ya estaba presente en Francia, en 1200, antes de que San Francisco, según algunos, propusiera la representación sagrada en Greccio. El belén provenzal, sin embargo está influenciado por elementos barrocos italianos ya que utilizaba maniquíes de madera con manos, cabezas y pies de arcilla o cera para representar a los pastores (esta tradición se desarrolló a partir del siglo XVIII). En el período de la Revolución Francesa la tradición del pesebre fue bruscamente interrumpida, para resurgir más tarde en 1801 en ocasión del acuerdo entre el papa Pío VII y Napoleón Bonaparte. Es en este período que empieza la costumbre de preparar el belén en casa, gracias sobre todo a Jean Louis Lagnel, un artesano que reproducía pastores de arcilla realizados tramite moldes de bajo coste.

En los países de habla alemana la tradición del pesebre es muy extendida. De hecho, según la leyenda, en la Catedral de Colonia se encuentran los restos de los Reyes Magos, que se transportan desde Milán por orden del emperador Federico Barbarroja en 1164. Las reliquias de los Reyes Magos fueron escoltadas por el entonces arzobispo de Colonia, Reinald von Dassel desde la ciudad italiana hasta la ciudad alemana dejando claras huellas de su pasaje que todavía persisten en la toponimia y en la devoción popular.

Actualmente, en muchas ciudades alemanas, durante las navidades se montan en las plazas los característicos mercados del Niño Jesús llamados “Christkindlmarkt”, donde se pueden adquirir los personajes del belén y las decoraciones de Navidad, en un ambiente de celebración y colaboración popular.

Las naciones de Europa del Este que han conservado la tradicional representación de la Natividad de Cristo son cuatros: Hungría, Rusia, Polonia y Eslovaquia. En Hungría, el belén se construye en una caja en forma de iglesia o establo (de modo que pueda ser transportado a mano), y se coloca delante una lámpara votiva. En Rusia, se decora el belén sobre dos niveles: en el nivel superior está representada la natividad en la cueva de Belén, y en la parte baja se representan algunos episodios humorísticos de la vida diaria y popular. En Polonia, al belén se le da la forma de una catedral, y está construida sobre tres niveles: el superior con el anuncio de los ángeles a los pastores, el central con la cueva de la natividad, el inferior con la representación de los campesinos polacos juntos con los Rey Magos. Por último, en Eslovenia, en cada habitación se prepara un belén que se colocará en una zona de la casa, considerado desde ese momento “sagrado”.

En otras partes del mundo, a veces el belén, toma aspectos más folclóricos. En América Latina, por ejemplo, se hace hincapié en el sol brillante y en el azul del cielo, en África y en Oriente se eligen escenografías y materiales de la tradición local.

Etiquetas de la entrada
,
Más de Riccardo Cannella

Todo Sobre LEGO Star Wars: El Despertar de la Fuerza

Warner Bros. Interactive Entertainment, TT Games, The LEGO Group y Lucasfilm han...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *