Érase una Vez en Kazimierz: Un Restaurante de Otros Tiempos

Antes de la Segunda Guerra Mundial, el Kazimierz era un animado barrio judío de Cracovia constituido por pequeñas empresas y tiendas donde los intereses mutuos de judíos y polacos transformaron la “convivencia” en una especie de “cooperación armoniosa”. Después de la devastación de la guerra que dejó una terrible destrucción, borrando completamente cientos de años de patrimonio cultural de la zona, en la actualidad Kazimierz está volviendo poco a poco a su antiguo esplendor, especialmente como barrio popular bohemio con numerosos cafés y restaurantes de moda que se quedan abiertos hasta la noche.

Y es justo en el corazón de este barrio judío que existe un pequeño restaurante donde podemos retroceder en el tiempo. Sí, porque este lugar es mejor que muchos otros museos. Se llama Érase una Vez en Kazimierz y se encuentra dentro de unas antiguas tiendas comerciales del siglo XIX (es sin duda uno de los restaurantes más pequeños de la ciudad).

El local cuenta con once mesas con velas encendidas donde sentarse y disfrutar de platos del siglo pasado, escuchar música y echar un vistazo a los muchos objetos que están expuestos aquí…¡¡vamos, será como viajar atrás en el tiempo!! Además en su interior podremos encontrar una sección con maniquíes, una máquina de coser (Singer, por supuesto), típicas prendas judías y un hermoso vestido blanco. Un banco de trabajo de carpintero original en una esquina sirve de mesa para los huéspedes. Junto a ella un conjunto de herramientas de carpintero y partes en mal estado de antiguos muebles. Una estufa vieja que lleva la estrella de David muestra con “orgullo” el logotipo de su fabricante.

Érase una Vez en Kazimierz está situado en el mismo lugar donde antes había cuatro antiguas tiendas (un taller de carpintero y uno de sastre, una tienda de comestibles y un almacén general). Las paredes han sido derribadas para crear un gran espacio. Algunas de las características originales se han conservado, así como los antiguos carteles exteriores de las anteriores tiendas.

El restaurante ofrece cocina judía con fuerte influencia polaca (o al revés). El menú incluye ricos platos como cordero a la miel, pato asado con arándanos y el Czulent (Cholent) un plato judío de cocción lenta (si se prepara correctamente se tarda alrededor de 12 horas) que lleva judías, patatas, granos de cebada, zanahorias picadas, setas, ajo y cebollas fritas.

Érase una Vez en Kazimierz es un buen sitio para comer, tomar café, té y otras más o menos bebidas alcohólicas. Entre ellas se encuentra la cerveza kosher, el vino y el vodka importado directamente de Israel.

Más de Riccardo Cannella

7 Buenos Propósitos Para El Nuevo Año

Quiero dejar de fumar – Decir adiós a los cigarrillos es el...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *