Falta de Sueño, Salud y Peso: ¿Cómo están Conectados?

Falta de Sueño

Empieza el otoño un época del año muy intensa y causa de ansiedades pasajeras que podrían afectar nuestro sueño y hacernos no dormir lo suficiente cada noche. Sin embargo es importante hacerlo, porque la falta de sueño afecta a varios factores relacionados con la salud y el control de peso.

Falta de sueño y sus consecuencias.

Por un lado, la falta de sueño, incluso a corto plazo, puede disminuir los niveles de leptina. La leptina es una poderosa hormona de la saciedad que le “dice” al cerebro y al cuerpo que ha tenido suficiente comida y no necesita más (las funciones de la leptina son mucho más complejas y distintas, pero a los efectos de un breve artículo sobre el sueño, la salud y el peso, esto servirá.) El nombre de la leptina significa “delgado”, por lo que si no funciona correctamente o está en corto de suministro, puede crear el efecto contrario.

Por otro lado la falta de sueño puede hacer elevar los niveles de ghrelina. Esta hormona trabaja en oposición a la leptina y estimula la parte del cerebro que promueve la alimentación. Aumenta el apetito, disminuye la tasa metabólica, e incluso promueve una preferencia por las grasas.
Debido a que la ghrelina tiene una influencia negativa sobre el apetito y el peso, vale la pena saber lo qué más la activa. Una dieta alta en grasas (incluso una comida rica en grasas) puede ser la causa, así que mantengamos nuestro consumo de grasas moderado. El tipo de grasa, saturado o no saturado, parece no influir los niveles de ghrelina.

La falta de sueño también puede reducir la melatonina.

Cuando dormimos, el cerebro libera melatonina, una hormona anti-inflamatoria que puede ayudar a curar nuestro cuerpo. Dado que la inflamación es la fuente de la mayor parte de las enfermedades (algunos investigadores creen todas), dormir lo suficiente es la clave para mantenernos saludable.

Dormir muy poco puede desencadenar sustancias pro-inflamatorias que nos hacen menos sensibles a la insulina, y eso nunca es una buena noticia ya sea para la salud que para el peso. La resistencia a la insulina es la causa básica de muchos trastornos metabólicos. Estos trastornos incluyen diabetes, hipertensión, triglicéridos altos, colesterol alto, enfermedades del corazón, cáncer de mama, cáncer colorrectal, el síndrome de ovario poliquístico y la enfermedad poliquística renal. Debido a que mucho de estos trastornos tienden a manifestarse juntos, hay personas que probablemente sufran a la vez varias de estas enfermedades. La resistencia a la insulina puede contribuir también al aumento de peso y ser la causa real de sobrepeso y obesidad.

Los tejidos del cuerpo difieren por su sensibilidad a la insulina. El más resistor a ella es el músculo esquelético. En resistencia a la insulina, el músculo no responde a esta hormona, por lo que la glucosa no es transportada al tejido muscular sino a los depósitos de grasa. En resumen, todo lo que disminuye la sensibilidad a la insulina es una mala noticia para la salud y para el peso. (La dieta puede ser una causa importante de la resistencia insulínica, pero vamos a limitar este artículo a los efectos de la privación del sueño.)

Dormir lo suficiente es un paso importante para una vida saludable.
Así que la conclusión es bastante sencilla. Asegurémonos de hacer del sueño una prioridad, incluso cuando o especialmente cuando estamos muy ocupados.

Etiquetas de la entrada
, , ,
Más de Riccardo Cannella

Cómo Aprender a Cocinar

Cuando se trata de aprender a cocinar, hay que tener presente que...
Leer Más

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *