Fans, No Clientes

Muchas empresas creen que la venta de su producto es la última fase del proceso de marketing.

¡Pues, están equivocados! Todas las acciones de comunicación y marketing adoptadas para generar ventas y beneficios son sólo el primer paso de una estrategia dirigida a involucrar y fidelizar al cliente. Generar confianza y ofrecer valor después de la venta son elementos esenciales para crear un “acercamiento” al producto y un retorno económico para nuestro negocio.

Para lograrlo, existen muchas herramientas que podemos utilizar sobre todo si tenemos algo que contar. A continuación os dejamos algunos ejemplos:

Blog corporativo
Es, sin duda, útil para generar tráfico hacia nuestro sitio. Además podemos crear un calendario de publicación de contenidos que pueden ser utilizados para promocionarnos online. Cuidado con ser demasiado autorreferenciales ya que es importante alternar noticias e ideas sobre nuestro sector.

Newsletter
Archivar los contactos de nuestros clientes es sólo el principio, para construir una relación necesitamos compartir promociones a medida, actualizaciones y artículos (de nuestro blog) dedicados a ellos.

E-Book
Si somos expertos en un área o deseamos crear un tutorial sobre el uso de nuestros productos, podemos crear un e-book (libro electrónico) para ofrecer a un grupo específico de clientes. Por ejemplo, a través del área privada en nuestro sitio o descargable por la Newsletter.

Webinar
Es una de las mejores herramientas para construir una relación con nuestros clientes. Gracias a un Webinar (seminario o curso online) podemos mostrar quien hay detrás de las empresas y, al mismo tiempo, compartir con los clientes informaciones valiosas que les permitirá interactuar con nosotros.

Red Social
Estar presente en los medios sociales es cada vez más importante para las PYMES, especialmente si queremos crear comunidades alrededor de la marca y proporcionar al usuario contenidos útiles e interesantes. Otro aspecto crucial es dinamizar debates y sobre todo responder a las preguntas. Involucrar al usuario y ofrecer un servicio “social” al cliente son excelentes métodos para desarrollar una base de clientes y crear una relación con ellos que debe continuar y consolidarse también offline, organizando, por ejemplo, eventos dedicados a nuestra comunidad en Facebook.
Sin embargo, antes de utilizar estas herramientas, es importante pensar en la estrategia. El flujo de conversión de clientes a menudo se representa como un embudo que filtra los contactos y potenciales consumidores trasformando algunos en verdaderos clientes.

Pero ¿qué pasa con estos clientes después de la compra?

Ponerse esta pregunta es fundamental para cambiar el enfoque hacia al cliente. Enviar un email cuando bajan las ventas no es suficiente, hay que pensar en la fidelización de las personas y construirla a finales del embudo de ventas.

Si tenemos en cuenta este paso, cambia la perspectiva del embudo y se transforma en un reloj de arena para ampliar nuestra base de clientes después de la venta, convertiendolos antes en fans y más tarde en evangelistas de la marca.

Es un proceso a medio plazo, no inmediato, que comienza a partir de la relación personal del cliente con el empresario (o vendedor) y se desarrolla a través iniciativas y contenidos diseñados específicamente para el cliente online y offline.

Porque compartiendo experiencias y éxitos convertimos a nuestros clientes en fans.

Más de Riccardo Cannella

Tips & Tricks: El Sitio Web con Trucos y Consejos Sobre Android

¿Cómo podemos ahorrar batería, encontrar el teléfono perdido y recibir previsiones meteorológicas...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *