Kung Fury: Vuelve el Cine de los 80 con “Michael Knight”

¿Hacía falta Kung Fury? Al parecer sí. Estamos hablando de un proyecto que ha sido posible gracias al apoyo de los fans, que han financiado y hecho posible este corto. Un proyecto totalmente sin sentido, que mezcla toda la cultura pop producida en los últimos años y que se puede resumir perfectamente en una categoría: “peli de serie B”, con una estética de los 80, objetos de culto, vídeojuegos y una banda sonora “imposible”.

Todo comenzó en Suecia (el mismo país que vio nacer Iron Sky y Dead Snow), de la mente de David Sandberg. Su idea era la de crear una pequeña película de acción, que fuera capaz de contener, sin tener un significado preciso, todos los componentes típicos del cine de serie B. Una idea apoyada por un tráiler creado para presentar el proyecto. ¡¡Un proyecto hecho realidad!!

La historia del corto es simple: cuenta de un policía que domina el arte marcial Kung Fury, enviado atrás en el tiempo para derrotar a Hitler, junto a unos vikingos que montan dinosaurios. ¿Todo claro no? Un disparate de principio a fin que podemos disfrutar junto con todos los extras, como la banda sonora cantada por David Hasselhoff (el mítico Michael Knight de “El Coche Fantástico”) o el tutorial de Hackerman sobre cómo hackear el tiempo (en la película hackearà incluso la muerte).

Para hacer realidad este sueño se necesitaban 200.000 dólares, a través una financiación colectiva. La respuesta del público ha sido tan grande que en muy poco tiempo el proyecto Kung Fury ha logrado recaudar, gracias a Kickstarter, 600.000 dólares . Algunas personas incluso han donado hasta 10.000 dólares, consiguiendo además un papel en la película (el compañero del personaje principal) mientras los que han donado 1.377 dólares se han asegurado una mención en los créditos finales “Shut up and take my money” (Calla y toma mi dinero).

En pocos días Kung Fury ha logrado superar los 9 millones de visualizaciones a pesar de ser una producción destinada a desaparecer con la misma rapidez. Sin embargo, es cada vez más interesante ver, sobre todo en los últimos tiempos, como el crowdfunding sea capaz de ayudar, de manera eficaz, las necesidades de los cineastas y del público. Difícilmente será en grado de competir con las grandes producciones, pero está garantizando al séptimo arte la libertad de expresión que faltaba desde hace tiempo.

Más de Riccardo Cannella

Petaloso, La Palabra del Año Inventada por un Niño

En los últimos días las redes sociales y la televisión tienen un...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *