Lo que el el Cine enseña

Lo que el el Cine enseña

Hacía tiempo que el cine no me enseñaba nada. Me he divertido con algunas películas y con la mayoría he tenido que reprimir las ganas de pedir que me devolvieran el dinero. Hubiera reclamado el tiempo que me han hecho perder, pero claro, imposibles… al cine.

Lo cierto es que en mis dos últimas asistencias a una sala he acertado de pleno. De la meca del cine, superproducciones, premiadas en los Oscars… son factores que garantizan que, al menos, indiferente no te vas a casa.

Dallas Buyers Club’ y ‘Doce años de esclavitud’ versan sobre sendos capítulos oscuros de la reciente historia Norteamericana. La primera, nos introduce en los años iniciales del SIDA, cuando pocos sabían lo que se avecinaba y el imperio de las farmacéuticas antes de preocuparse por la curación o al menos el bienestar de los enfermos monopolizaba una lucrativa venta de medicamentos sin analizar sus efectos secundarios y vetando la entrada a Estados Unidos de otros remedios que aliviaban significativamente a los infectados. El segundo título nos traslada a la época en la que la esclavitud se extinguía en el país americano y cómo surgieron bandas de secuestradores que vendían ciudadanos libres en determinados estados que no estaban dispuestos a rendirse tan fácilmente ante la nueva norma. Ambas películas cuentan con el trasfondo añadido de que están basadas en historias reales.

El cine tiende a personificarse y a contar enfoques que hasta el momento no habíamos tenido la suerte de visionar. Una puede pensar que ya no hay nada nuevo que narrar sobre el SIDA y la esclavitud, pero descubre con sorpresa su error. Lo humano conecta con el espectador hasta el punto de hacerle crecer y reflexionar sobre acontecimientos que han ocurrido y que marcaron la vida de un gran número de personas.

Un buen guión hoy en día es un gran lujo. No menosprecio la banalidad y la espectacularidad de determinados filmes, pero, sinceramente, creo que nos consumen un tiempo muy necesario y que a la mayoría no nos sobra.

La visión serena de ciertos acontecimientos nos proporciona una perspectiva profunda y enriquecedora de aquello que ya ocurrió y nos ilumina sobre nuestro presente, dónde, quizás, estemos rodeados también de ciertos capítulos oscuros a los que no prestemos la atención suficiente.

Al menos, las historias de Ron Woodroof y Solomon Northup no han caído en el olvido. Su lucha por una vida digna y libre puede servirnos de ejemplo y esperanza para quienes luchan por los derechos humanos y para los que siguen confiando en ello.

Escrito por
Más de AGA

Lo que el el Cine enseña

Hacía tiempo que el cine no me enseñaba nada. Me he divertido...
Leer Más

8 Comments

  • La verdad es que al precio que tienen ,hoy en día, las entradas, diríamos que casi se ha convertido en un lujo, y las expectativas que tenemos cuando vamos al cine son altas. Estas dos películas sin duda merecen la pena., son fantásticas.

    • ¡Hola Arantxa!
      Totalmente de acuerdo contigo…menos mal que de vez en cuando iniciativas
      como la “Fiesta del Cine” o el “Miércoles al Cine” ofrecen la posibilidad
      de comprar entradas a precios mas razonables.
      Saludos y gracias por tu comentario.

  • Estas dos pelis tengo intención de verlas , pero también hago una recomendación Gran Hotel Budapest es un pedazo de película, sólo por el reparto ya merece la pena , pero es que es una historia contada con un lenguaje novedoso

    • Gracias Félix por tu recomendación….muy pronto iremos a ver la ultima película
      de Wes Anderson y te contaremos lo que nos ha parecido!!
      Saludos.

  • Comparto tu opinión sobre el precio de las entradas, y lo difícil que es acertar últimamente. Yo opto por películas con buenos efectos o grandes producciones para verlas en los cines.
    Si el argumento flojea, te puedes conformar con el espectáculo en pantalla grande.
    Veré estas dos recomendaciones. Gracias.

    • ¡Hola Txus!
      Al final es como dices tu, si el argumento flojea en la superproducciones,
      siempre nos quedan los efectos especiales.
      Saludos….y gracias por seguirnos.

  • Quería compartir con vosotros una frase al hilo de la temática ‘lo que el cine enseña’ que me parece muy remarcable: ‘El peligro es muy real. Pero el miedo es una decisión’ (Danger is real. Fear is a choice’) ‘El miedo solo puede existir en nuestros pensamientos del futuro. Es producto de nuestra imaginación causando que le temamos a cosas que en el presente no existen y que quizá nunca existirán’.
    Esta frase dicha de la boca de Will Smith en la película After Earth (M. Night Shyamalan – 2013) a su hijo en la película, que ademas es su hijo en la vida real, es una de las verdades más grandes que he oído en mucho tiempo.

    El peligro existe, es cierto, mientras que el miedo es solo el desarrollo, proyecciones de pensamientos negativos propios.

    Ahí os dejo este pensamiento de lunes que a mi me ha valido de mucho.

    • ¡Hola Julio!
      Gracias por seguirnos y sobretodo por compartir esta frase de la película “After Earth”,
      de hecho “No hace falta conocer el peligro para tener miedo” como decía Alexandre Dumas.
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *