Los Beneficios de Darse una Ducha con Agua Fría

Los Beneficios de Darse una Ducha con Agua Fría

Suena el despertador por la mañana, ¡ya es hora de levantarse de la cama! Ducharse rápidamente, desayuno y luego al trabajo. Pero, ¿sabías que los expertos recomiendan darse una ducha con agua fría? Vamos a averiguar por qué.

Excelente Despertador
El agua caliente (sobre todo la de la bañera) puede provocar somnolencia. Una ducha con agua fría te despierta literalmente. Esto pasa porque el “choque térmico” aumenta la frecuencia cardíaca en el cuerpo, que a su vez libera un flujo de sangre. También puedes darte una ducha “normal” y luego terminar con un chorro de agua fría. ¡¡Funciona!!

Menos Kilos
Un estudio escandinavo ha descubierto que la exposición a bajas temperaturas aumenta la tasa metabólica de la grasa 15 veces más: es decir, podrías perder hasta 9 kilos en un año. El agua fría, mejora la capacidad de purificación del organismo debido al efecto diurético que ésta tiene sobre el organismo, evitando así la formación de nódulos de grasa.

Mejor Piel y Pelo
Una ducha de agua caliente no ayuda a nuestro cuerpo, sin embargo un buen chorro frío alivia el enrojecimiento de la piel y reduce los hinchazones. Además, el agua fría es muy buena para el pelo, ya que evita la sequedad de éste. De hecho, las altas temperaturas reducen la hidratación del cabello dejándolo menos brillante y poco saludable. Una ducha de agua fría es ideal para prevenir la caspa y la caída del pelo.

Estado de Ánimo
Un estudio publicado en la revista Medical Hypotheses ha descubierto que ducharse con agua fría durante tres minutos a lo largo de dos semanas ha mejorado el estado de ánimo de los participantes. Los investigadores también sugieren utilizar este método como tratamiento para la depresión.

Sistema Inmunológico
Un estudio de la Virginia Commonwealth University ha descubierto que una ducha de agua fría aumenta el número de glóbulos blancos, que defienden el cuerpo contra las infecciones. Una investigación alemana también ha revelado que las personas que han optado ducharse con agua fría han desarrollado menos resfriados respecto a los que les gusta una ducha caliente.

Recomendaciones para darse una ducha con agua fría

Si no estás acostumbrado a ducharte con agua fría, es posible que este buen hábito cueste un poco al principio. Para empezar a disfrutar de sus beneficios, puedes empezar gradualmente, alternando duchas de agua fría a duchas de agua caliente.

  • La primera recomendación es comenzar con agua templada y disminuir gradualmente la temperatura del agua, a fin de no verse afectado por un cambio brusco.
  • Cada día que pasa, puedes reducir la temperatura y empezar, de esta manera, a acostumbrarte.
  • Es recomendable darse una ducha con agua fría también en invierno; en esta época del año puede ser más complicado, sin embargo es igualmente muy saludable. No obstante, si notamos sensación de frío extremo, la mejor opción es usar agua templada durante la temporada invernal.
Más de Riccardo Cannella

El Reloj Astronómico de Praga Cumple 605 Años

Los vendedores ambulantes compiten entre ellos para llamar la atención de los...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *