Niños Tímidos: Cómo Ayudarlos a Ser Más Seguros

Niños Tímidos- Cómo Ayudarlos a Ser Más Seguros

¿Estamos realmente seguros de que la timidez en los niños sea un limitación? ¿Que ser “más” introvertido y menos comunicativo sea un problema? A exclusión de los casos extremos y patológicos, los niños tímidos, que representan aproximadamente el 10% de la población infantil y que en su mayoría son así por una cuestión hereditaria, no tienen una discapacidad, sino esconden un tesoro que necesita crecer protegido de las contaminaciones.

Según un estudio de la Universidad Stony Brook de Nueva York, de la Universidad del Sur Este y de la Academia Cin, entre los famosos tímidos se encuentran grandes mentes como Nietzsche y Marx. Por tanto, forzar a las personas tímidas, sobre todo a los niños tímidos, a que se abran puede resultar traumático y elevar sus niveles de cortisol (la hormona del estrés) hasta el punto de comprometer su crecimiento y/o serenidad emocional. En cambio, como confirman los expertos, tienen que ser respetados en su naturaleza, tratando de protegerlos con una “rutina tranquilizadora” dentro de pequeños grupos de niños sin llamar su atención a cosas emocionantes e inesperadas de forma forzosa. Hay que esperar que sean ellos a pedir nuevas experiencias.

Los niños tímidos y el cole. Sin embargo una cosa es la vida familiar, otra es la del cole. Entonces, ¿cómo debería comportarse un/a profe con niños tímidos ya que éstos en clase podrían tener dificultades para relacionarse y expresarse frente a su compañeros y parecer “menos buenos” que los compañeros más sociables?

De acuerdo con un estudio realizado por la Escuela de Cultura, Educación y Desarrollo Humano Steinhardt de Nueva York, publicado en la revista Journal of School Psychology, estimularlos de la manera correcta para que hablen más durante las clases y a interactuar con el profesor podrían mejorar sus habilidades matemáticas y críticas. Pero ¿cómo involucrarlos a que interactúen sin forzarlos? La solución, según la investigación, es enseñar a los profesores a calibrar su comportamiento con los estudiantes en función del temperamento individual de los niños.

“Nuestro estudio demuestra que crear un entorno en el que los niños tímidos se sientan seguros y respetados favorece su desarrollo. Por ello tenemos que revisar nuestros conocimientos acerca de estos niños, ya que en la mayoría de los casos, sin ayuda, nunca podrán salir de su caparazón”, comenta Erin O’Connor, profesor asociado de la Steinhardt y autor principal de esta investigación.

Que NO hacer con los niños tímidos. “Juzgar, a veces, dice más sobre quién lo hace que sobre la persona juzgada. A menudo, los adultos son demasiado rápidos en juzgar”, comenta el psicólogo infantil holandés Alfred Lange, profesor de la Universidad de Amsterdam. Entonces, lo primero: no juzgar. Ya hemos destacado que la “inhibición conductual”, o timidez, lleva a preferir estar con familiares y amigos y hacer cosas ya conocidas, y no amar los deportes competitivos, actuar o hablar en público.

Segundo punto, por lo tanto, evitemos que sean el centro de atención. Tercero: no consideremos su carácter reservado como una “falta de autoestima” y no tratemos de convertirlos en niños impulsivos y extrovertidos. Estos niños tendrán que aceptar, convivir, pero sobre todo amar su naturaleza cautelosa, sensible y reflexiva, que no es un defecto, sino un tesoro precioso que, muy a menudo, los llevará a ser adultos profundos y empáticos. Y esto debe aplicarse tanto a las niñas como a los niños, aunque a éstos últimos les resulta más difícil encontrar modelos masculinos reservados y tranquilos.

Tal vez es hora de crear nuevos modelos de héroes.

More from Riccardo Cannella

Cómo Gestionar los Comentarios Negativos en Internet

Escribir en Internet (publicar noticias en blogs o foros, preparar artículos para...
Leer Más

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.