Noches de Mucho Calor: Consejos para Dormir Mejor

Noches de Mucho Calor Consejos para Dormir Mejor

¿Cómo podemos “sobrevivir” a las noches de mucho calor? Es sin duda muy complicado, pero gracias a algunos consejos se puede lograr estar mejor. De hecho las noches de verano muy cálidas pueden ser un “reto” imposible de superar, pero hay algunos remedios que pueden ayudar a dormir sobre todo si no tenemos un aparato de aire acondicionado.

TEMPERATURA DE LA HABITACIÓN
La temperatura de la habitación debe mantenerse fresca durante el día, cerrando las ventanas para impedir la entrada de aire caliente. Es importante “oscurecer” las ventanas con contraventanas, persianas o cortinas preferentemente blancas para reflejar la luz. Se pueden abrir por la noche o por la mañana temprano cuando el aire es más fresco. Las plantas pueden ayudar a absorber el calor en balcones, terrazas y pasillos.

ALIMENTACIÓN
También es importante la alimentación por la noche y tomar muchos líquidos. Está bien comer alimentos ligeros pero que al mismo tiempo sean muy nutritivos. De esta manera evitaremos despertarnos en el medio de la noche debido al hambre o a una digestión difícil (que provoca un aumento de la temperatura corporal). Debemos evitar tomar bebidas alcohólicas, ya que aumentan los despertares nocturnos y la percepción de calor. Además hay que comer frutas, verduras y carbohidratos. Evitar comidas que obligan a encender el horno (es bueno que también los dispositivos electrónicos de la cocina se queden apagados, ya que producen calor).

Calor por la Noche

ACTIVIDAD FÍSICA
Mejor no practicar actividad física por la noche, porque además de activar el cuerpo y hacer que sea más difícil dormirse aumenta la vasodilatación y por lo tanto la percepción de calor. Antes de ir a la cama, ducharse con agua templada, ayudará a bajar la temperatura global sin bruscos cambios térmicos que pueden afectar sobre todo niños y personas mayores.

ELEGIR SABANAS ADECUADAS
Importante, por último, elegir sabanas de algodón. Dormir completamente destapado durante la noche puede resultar contraproducente: por la mañana temprano, cuando la temperatura del cuerpo alcanza su nivel más bajo podemos sentir más frio y despertarnos. En estos casos, el consejo es tener a mano una sabana que no sea de material sintético, para ser usada si por la madrugada notamos escalofríos. Por cierto, no sirve de nada enfriar la cama con una bolsa de agua fría, ya que una vez terminado el efecto beneficioso, se sentirá aún más calor.

Más de Riccardo Cannella

Fotos y Vídeos de Perros se Publican casi a Diario en las Redes Sociales

Según los datos de una investigación realizada por la marca estadounidense BarkBox,...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *