¿Por Qué a La Gente le Encanta el Fútbol?

¿Por Qué a La Gente le Encanta el Fútbol?

“Pensar al fútbol como a 22 mercenarios que dan patadas a un balón es como decir que un violín es madera y tripa, y el Hamlet, papel y tinta”, dijo una vez John Boynton Priestley, un novelista y dramaturgo inglés.

Sobre todo, porque es el ritual tribal más importante de nuestro tiempo, añade Desmond Morris, un zoólogo y etólogo que, hace más de 20 años, escribió un libro sobre este tema (actualizado recientemente). Y es esta esencia tribal que justifica conjuntamente la intensidad de las pasiones y las enormes dimensiones económicas.

Todos los deportes, según los antropólogos, tienen un origen tribal, pero el fútbol, explica Morris, reproduce mejor algunos de los rituales básicos para nuestra especie.

El punto de partida es que a diferenciarnos de otros animales, especialmente de los monos, ha sido la habilidad cazadora, que ha hecho evolucionar nuestras características físicas y mentales, haciéndonos ágiles, fuertes, fuertes, precisos e inteligentes. Y lo que nos ha obligado a colaborar con los demás compañeros.

Cuando no fue más necesario para la supervivencia, gracias a la agricultura y la ganadería, la caza continuó a existir solo con fines exclusivamente recreativos, comenta Morris. Y, con la aparición de los centros urbanos, “aterrizó” en los anfiteatros como el Coliseo, donde solamente en el día inaugural, en el 80 d.C., murieron por lo menos 5.000 animales.

Jugar a Fútbol

SANGRE Y ARENA. El éxito de estas formas de entretenimiento continuó durante al menos 500 años, generando posteriormente otras formas de diversión, como las corridas de toros, hasta los años veinte del siglo XIX, cuando comenzó a extenderse una actitud de mayor humanidad hacia los animales. Junto con la Revolución Industrial, que concentró en las grandes ciudades millones de personas ansiosas por el entretenimiento y la diversión, esto fue motivo del éxito de los juegos con la pelota, ya practicados en la época clásica, pero permanecidos hasta entonces secundarios.

Entonces, ¿de qué manera el fútbol representa una “pseudo-caza”? “Aunque aparentemente los jugadores parecen estar luchando entre ellos, en realidad no están tratando de destruirse mutuamente, sino simplemente superarse con el objetivo de cometer una matanza simbólica tirando a portería”, explica Morris.

PSEUDO-CAZA. En la práctica, el jugador representa el cazador, la pelota es el arma y la puerta es la presa. Pero, como la puerta no se mueve, se necesita algo para que la caza sea más desafiante: “La solución es defender la presa inanimada poniendo otro equipo que complique lo más posible la operación de disparar y matar”, concluye Morris.

La extrema popularidad del fútbol con respecto a otros deportes se debe, entonces, al hecho de que reproduce un mayor número de fases y elementos del cazar, como apuntar, el peligro físico, la persecución y la cooperación.

Más de Riccardo Cannella

El Bilingüismo Puede Mejorar la Atención y la Concentración

Según una reciente investigación realizada en Reino Unido, quien habla dos idiomas...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *