¿Por Qué Es Tan Difícil Hacer Nuevas Amistades Después De Los 30?

¿Por Qué Es Tan Difícil Hacer Nuevas Amistades Después De Los 30?

Es un fenómeno que mucha gente considera como una anécdota: tener buenas amistades es bastante fácil cuando eres un adolescente o un adulto joven, pero con el paso del tiempo se hace siempre más difícil. Además existen estudios sociológicos que confirman esto: según una investigación realizada en 2016 por investigadores de Oxford y de la Universidad finlandesa de Aalto, la edad en que empieza a ser más complicado hacer nuevos amigos es de 25 años; mientras que un estudio estadounidense de hace unos años afirmaba que era de 30.

Que la edad adulta complique nuestra capacidad y habilidad para hacer amistades importantes es un hecho, y un tema que nos toca muy de cerca. Sobre esta cuestión Alex Williams escribió un artículo en el New York Times: la publicación salió por primera vez en 2012, pero el periódico de Nueva York recientemente ha vuelto a publicarlo porque “es un tema atemporal”, explica. Williams empieza contando historias sobre algunos de sus conocidos de treinta y cuarenta años que, de repente, se encontraron en situaciones donde necesitaban hacer nuevas amistades, pero se dieron cuenta de que se había vuelto todo más complicado: por ejemplo, un manager que va a vivir en una nueva ciudad o un padre recién divorciado.

Hacer Nuevas Amistades Después De Los 30

El trabajo y la familia, por supuesto, ocupan una parte vital del tiempo y necesitan muchos recursos. Pero, explica el autor, no es sólo eso. En realidad no es tan difícil conocer gente nueva cuando tienes treinta o cuarenta años. Lo que es difícil, comenta, es hacer “amistades íntimas como las de la universidad, es decir amigos que puedes llamar en un momento de dificultad”. Hacer amigos de ese tipo es muy raro en la edad adulta: “No importa cuántos nuevos amigos tengas, un sentimiento de fatalismo crece dentro de ti: el período de los ‘mejores amigos’ ha terminado. Es tiempo de conformarse con amistades ocasionales”.

Williams entrevistó a una psicóloga experta en relaciones de amistad, la profesora Laura L. Carstensen de la Universidad de Stanford, que le dio una posible explicación: “ella sugiere que las personas tienen algún tipo de despertador interno que suena cuando se presenta algún acontecimiento importante, por ejemplo, cumplir treinta años. Nos recuerda que nuestros horizontes se están reduciendo y ha llegado la hora de explorar menos y concentrarse más sobre el momento”, resume el periodista. “Tratas de concentrarte en lo que es importante, desde un punto de vista emocional, así que prefieres quedarte con tus hijos en lugar de tomar una copa“, añade la psicóloga. Uno de los resultados confirma que después de los 30 se hacen amistades menos significativas pero al mismo tiempo se aprecian más a los amigos íntimos que ya tenemos.

Más de Riccardo Cannella

Cómo Realizar las Llamadas por WhatsApp

La espera ha sido un poco larga, pero por fin, ya están...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *