¿Puedo Beber Agua Durante las Comidas?

¿Puedo Beber Agua Durante las Comidas?

Hay muchas personas que no beben durante las comidas para “no aumentar el volumen del estómago y en consecuencia llenarse menos”, porque “se sienten hinchados cuando beben”, para no “disminuir la concentración de enzimas y dificultar la digestión”, o porque han oído hablar de que el agua es buena, pero sólo entre comidas. Y podríamos seguir con los efectos de la temperatura de la bebida (¿fría o temperatura ambiente?), como con el hecho de tener o no gas, etc.


Para empezar desde un punto de vista general: el agua no tiene calorías. Lo mismo no puede decirse de “aguas de sabores” o infusiones que son suaves pero en el fondo pueden tener (o no) una gran cantidad de azúcar asociado. Pero cuando hablamos de agua “solamente” durante la comida sus efectos influyen únicamente en el comportamiento de nuestro sistema digestivo. Uno de los principales “temores” que evita el consumo de agua en las comidas es el hipotético efecto dilatador del volumen gástrico y la consecuente necesidad de comer más alimentos para alcanzar la saciedad.
En realidad, los estudios sobre este tema no sólo desmitifican esta idea sino que la contradicen totalmente. En una investigación realizada en la que se suministraba una cantidad alta de agua (500 ml) 30 minutos antes de comer (que no replica nuestro comportamiento de consumo habitual), se ha observado que la aportación calórica era significativamente menor cuando se ingería agua antes de una comida o cuando este procedimiento se repetía sistemáticamente antes todas las comidas diarias, inclusive potenciando una mayor pérdida de peso en las personas que asocian una “dieta” a esta práctica. Esta situación parece tener más efectos en las personas de edad avanzada que en los adultos más jóvenes, sin embargo, la sensación de plenitud que confiere al beber agua antes de una comida era una constante.
En conclusión el consumo de agua durante la comida no ayuda a aumentar la saciedad, y su efecto “amplificador” del volumen gástrico y el consiguiente aumento del apetito no parece tener sentido. Por lo tanto, la próxima vez que te sientes a la mesa, asegúrate de que es más importante lo que está en el plato y no en el vaso.

Más de Riccardo Cannella

Truco para no Engordar: Ir a la Cama Antes

Cuidado, porque cuanto más tarde nos acostemos, más probabilidades tendremos de engordar....
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *