Restaurante Botín: El Restaurante Más Antiguo del Mundo

Restaurante Botín: El Restaurante Más Antiguo del Mundo

El restaurante más antiguo del mundo según el Libro Guinness de los Records es el Restaurante Botín de Madrid. Parece, en efecto, que las primeras noticias sobre este establecimiento se remontan a 1590. De hecho, fue en esa época cuando se construyó el edificio que aún alberga el restaurante y el propietario decidió abrir una posada para los viajeros.

La historia continúa en 1620 cuando la Plaza Mayor se transformó por completo y en el área circundante nacieron varias tiendas comerciales. En estos años, Jean Botín, joven chef francés, decidió establecerse en Madrid, llevando el negocio de la antigua taberna….que pronto se hizo famosa por su hospitalidad. En 1725, un sobrino de Jean Botín decidió renovarla, dejando la gran chimenea de piedra, que todavía funciona en la actualidad.

Una nueva reforma se llevó a cabo a principios del siglo XIX. En esa época, Botín no se consideraba un “restaurante”, término utilizado solo por algunos locales exclusivos, sino “casa de comidas.

A principios del siglo XX Casa Botín fue adquirida por la joven familia González formada por Amparo, su marido Emilio y sus tres hijos. En aquellos entonces la entrada y la primera planta eran utilizadas por los clientes mientras que las plantas superiores se destinaban al uso familiar.

Tras muchas vicisitudes, que a causa de la guerra civil incluso obligaron la familia a dividirse, por fin el local se convirtió en lo que es en la actualidad gracias al trabajo de Antonio y José, los hijos del matrimonio. Con la tercera generación de los González el Restaurante Botín se ha convertido hoy en día en uno de los restaurantes más populares y tradicionales de Madrid. En la actualidad Casa Botín ocupa las 4 plantas del edificio, estructura que se ha mantenido fiel al original del 1700. La tradicional y cuidada gastronomía es típica castellana y el servicio al público impecable.

Dos curiosidades. La primera se refiere a Hemingway y Emilio Gonzalez, el abuelo de los actuales propietarios. Los dos estuvieron unidos por una fuerte amistad, por lo que el famoso escritor solicitó reiteradamente al propietario de Botín enseñarle a cocinar paella, sin ningún resultado. Por otro lado, también parece que en 1760 el Restaurante Botín dio trabajo a un artista muy joven. Un chico que se ganaba la vida como lavaplatos antes de convertirse en uno de los mayores y más célebres pintores españoles, es decir Francisco Goya.

Más de Riccardo Cannella

Alimentos para Evitar las Picaduras de Mosquitos

Cada verano es la misma historia. Millones de mosquitos quieren fastidiarnos los...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *