Señora de 97 Años Vende su Casa: Cuando el Agente Inmobiliario Abre la Puerta Descubre Algo Increíble

Una señora de 97 años residente en Toronto, Canadá, recientemente ha contratado un agencia inmobiliaria para poner su casa en venta. Una vivienda normal, a las afueras de la ciudad, que por problemas de edad ha tenido que vender para ir vivir con su hija, ya que cada vez es menos autosuficiente. El agente inmobiliario encargado de la venta, como de costumbre, se fue a ver la casa en venta para tomar las fotografías, creyendo de encontrarse una casa un poco vieja, en mal estado, no sucia pero marcada por el tiempo, como a menudo suele pasar con los hogares de las personas mayores. Sobre todo porque la señora vivió allí 72 años.

Señora de 97 Años Vende su Casa- el Agente Inmobiliario Descubre Algo Increíble

Sin embargo, abriendo la puerta, se encontró con algo inesperado: entrar en esa casa fue realmente como realizar un viaje en el tiempo. Todo estaba decorado en estilo años 50. Desde la cocina hasta la sala de estar, pasando por las habitaciones y el sótano, todo estaba impecable, con los colores, el estilo, y la decoración de la época. Algo que dejó al agente inmobiliario sin palabras.

Pero no fue sólo el diseño a impresionarlo, sino también la increíble limpieza de la casa como si estuviera bajo una bola de cristal. No había ni rastro de suciedad o polvo, incluso detrás de los muebles. Parecía una casa “nueva” de los años 50, sin signos de desgaste o deterioro. La señora, viuda desde hace años, pasó todos los días cuidando de su casa hasta en los detalles, algo aún más sorprendente si se piensa en su edad.

Los colores predominantes elegidos para decorar la vivienda son púrpura, rosa y azul verdoso, con una única condición impuesta por su marido: no poner el color rosa en el dormitorio matrimonial. Y así fue, de hecho la habitación esta decorada con un color purpura espectacular.

Las imágenes, por supuesto, han sido publicadas en Internet para gestionar la venta de la casa, por lo que en la actualidad todos podemos contemplarlas.

Llegados a este punto, todo el mundo se estará preguntando ¿qué hará el nuevo propietario con esta “joya”? ¿Tratará de mantenerla igual, o cambiará por completo toda la decoración? La respuesta, tal vez, es lo que más asusta a la actual dueña: ver destruido algo por lo cual ha dedicado toda su vida sería seguramente su mayor disgusto.

Más de Riccardo Cannella

Ciudades del futuro: Sin Semáforos y con Coches Autónomos

¡¡El futuro ya ha empezando!! Es lo que sostienen los investigadores del...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *