Yakutsk: La Ciudad Más Fría del Mundo

Yakutsk La Ciudad Más Fría del Mundo

¿Cansados de estas olas de calor del verano? Si queréis podéis viajar hasta Siberia: aquí hay una ciudad con temperaturas récord, la más fría del mundo. Se llama Yakutsk. Un lugar donde los que vienen de fuera nunca viajan solos, porque si se detienen sin nadie a lado para ayudarles, pueden tener serios problemas. En la plaza principal, no hay nada más que un árbol de Navidad helado, plantado en el medio, y la estatua de Lenin que parece paralizada, como un fósil de mármol atrapado en la edad de hielo. Los que la cruzan tienen únicamente la nariz y los ojos libres.

En Yakutsk es peor que vivir en un congelador. Esta remota ciudad en el este de Siberia, de 250.000 habitantes y con un único acceso, llamado el “camino de los huesos” (construido bajo esta capa de hielo por los presos del Gulag), ha alcanzado incluso los 63 grados bajo cero. La media en enero es de 49,9 grados, un congelador normal es de 20 grados bajo cero. Sin embargo, los que viven allí nunca suelen tener ningún problema de salud por el frió y las personas siguen trabajando hasta que la temperatura desciende por debajo de 50 grados.

Para los que vienen de fuera, al contrario, son suficientes 13 minutos a 43 grados bajo cero para tener riesgos de congelación. Sólo después de media hora calentándose en la habitación del hotel, el cuerpo comienza a moverse, dolorosamente, con calambres. A esa temperatura, los niños de Yakutsk juegan en la nieve y se ríen felices.

¿Pero, cómo sobreviven? “Regla número uno, salir de casa sólo cuando sea absolutamente necesario. Y no estar fuera durante más de 30 minutos, que se convierten en 10 por debajo de 50 grados”, es lo que recomienda Bolat Bochkariov, un blogger local que le gusta dar consejos a los extranjeros y aspirantes turistas del extremo: recientemente, al parecer, llegan principalmente de Brasil. Lo reconfortante, tal vez, es que Yakutsk es considerada fría incluso para los estándares siberianos. Para tener una idea, en Moscú el máximo es de 30 grados bajo cero. Aquí medianamente es de menos 50.

Yakutsk, es una ciudad extrema también para los transportes: el ferrocarril no llega (está en construcción) y la carretera que la conecta a Magadan, en el Pacífico, sólo es transitable en invierno, cuando los ríos se congelan. Aquí los camiones viajan siempre en dos: una avería en esta carretera tan poco frecuentada y con estas temperaturas significa una muerte segura. Si un camión se avería, el conductor lo abandona y sube en el otro. El río Lena, que domina la ciudad, desborda por el verano y el único puente que lo cruza, se queda inutilizable. El medio de transporte más seguro es el avión, un viaje de 6 horas desde la capital rusa, pagando entre 250 y 500€.

¿Y el verano? ¡¡Existe!! En pocos días el manto de hielo se derrite y de repente, entre moscas y mosquitos, el termómetro se eleva hasta los 35 grados. Pero no dura más de tres semanas. Uno ni siquiera tiene el tiempo para quejarse del calor.

Más de Riccardo Cannella

Instagram Adopta un Nuevo Algoritmo = Usuarios Enfadados

El anuncio ha sido publicado en el blog de Instagram por Kevin...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *