Conocer y Cuidar Nuestras Neuronas

Conocer y Cuidar nuestras Neuronas

El cerebro es el “ordenador” más perfecto del mundo. Cada una de nuestras neuronas procesa 200 mil millones de bits de datos por segundo. Sin embargo, para operar a este ritmo y con esta perfección, necesitan un entorno adecuado.

Conozcamos cómo funcionan las neuronas y lo más importante cómo cuidar de ellas.

Dos tipos de neuronas. Las neuronas se distinguen en excitadoras, que son la mayoría (aproximadamente el 80%), y las inhibidoras. Las primeras son responsables de promover el estímulo adecuado para que nuestros cerebros adquiera y retenga informaciones, mientras que las segundas frenan estas actividades. Al parecer, a medida que envejecemos las inhibidoras se refuerzan y ejercen más poder, frenando realmente el aprendizaje. Esto no quiere decir que lleguemos a los 60 años y dejamos de aprender, sólo significa que para hacerlo, dado que el comportamiento del cerebro es diferente a esa edad, tal vez tendremos que insistir y centrarnos un poco más sobre lo que queremos retener y asimilar.

Vida y muerte de las neuronas. Nuestro cerebro se compone de alrededor de 100 mil millones de neuronas y todos los días ne mueren unas 20 mil. Sin embargo no es tanto el número lo que importa, sino la velocidad en la que se destruyen: una cada 5 segundos. También es cierto que cada día se generan otras nuevas (alrededor de 1.400 diarias). Como podemos ver el ritmo de destrucción es mucho más rápido que el de la creación. Por esa misma razón tenemos que mejorar la comunicación entre las que sobreviven (compensando el trabajo de aquellas que ya no hay). Y ¿de que forma? Simple: leyendo más, reflexionando, realizando cálculos mentalmente, haciendo sudoku, etc.

El poder de las neuronas espejo. Las neuronas espejos son las células del cerebro que nos “invitan” a imitar el comportamiento que vemos en otras personas. Algunas posturas o gestos, una risa contagiosa… hay muchas situaciones que activan estas neuronas y que nos llevan a ser menos originales de lo que pensamos. Se encuentran en la corteza parietal de nuestro cerebro y lo bueno es que más son activos, más podemos llegar a ser empáticos y comprensivos con los que nos rodean.

Neuronas del sueño. Han sido identificadas por la Universidad de Oxford, demostrando que estas neuronas funcionan como un interruptor: se activan cuando ya llevamos despiertos muchas horas, enviándonos las señales necesarias para entender que necesitamos dormir. Después de descansar las horas que nuestro cuerpo necesita, estas neuronas se relajan y se desactivan ya que han cumplido su propósito y alcanzado su objetivo.

La depresión y las neuronas. Una de las últimas teorías desarrolladas en el estudio de las neuronas relata que algunos tipos de depresiones pueden deberse a la incapacidad de crear esas 1.400 neuronas al día de lo que hemos hablado anteriormente. Estos datos pueden ser útiles para desarrollar nuevas terapias que proporcionen más eficacia a las neuronas disponibles o incluso para fomentar la creación de nuevas, evitando tal vez estos extraños cambios de humor.

El estrés destruye las neuronas. Como ya hemos mencionado, todos los días nacen nuevas neuronas. Sin embargo si llevamos una vida estresada, estas “jóvenes” neuronas servirán de poco, ya que el estrés puede causar cambios en el cerebro, y hacer que éstas se comporten como neuronas “viejas” hasta incluso conducir a enfermedades mentales. Esto es lo que han descubierto investigadores de la Universidad de California (Berkeley). Por lo tanto, tenemos que “reír” todos los días para mantener el cerebro joven. Y al mismo tiempo viviremos más relajados.

La atención selectiva. Las neuronas se comunican entre ellas mediante el envío de pequeñas descargas eléctricas. Se estima que cada una de ellas tenga un “grupo social”, formado por otras 10 mil neuronas con las que intercambian informaciones. Cuando consideran que hay un exceso de datos, uno o más de estas neuronas envían la orden de “desconexión” del sistema, para evitar sobrecargas. Por esta razón muchas veces nuestra “atención” y nuestra “memoria” son selectivas y recordamos sólo lo que consideramos más útil o importante.

Un segundo cerebro en el estomago. También en el estomago hay redes de neuronas que, para lograr un buen equilibrio orgánico, se conectan a sus “compañeras” del cerebro cuando las necesitan. De hecho cuando estamos nerviosos y comentamos: “tengo el estómago cerrados y no puedo comer nada” en parte, esto realmente pasa. El estómago envía a sus músculos una parte de la sangre que le llega, por lo que el proceso digestivo se vuelve más lento y el cerebro apaga la sensación de hambre. También es cierto que muchas personas que se quejan de problemas digestivos sufren de estrés o ansiedad, por lo que hacen que sea difícil concentrarse o estar en un buen estado de ánimo. La situación mejora considerablemente cuando se dejan de tomar demasiados azúcares y grasas y se comen más verduras y legumbres.

Alimentos de las neuronas. ¿De qué se alimentan las neuronas? Desde hace tiempo sabemos que sus nutriente más valioso es la glucosa, pero no nos referimos necesariamente al azúcar (cuyo exceso termina por dañar los órganos, incluyendo el cerebro), sino más bien a lo que el cuerpo produce de los carbohidratos. Entonces ¿qué alimentos son buenos para el cerebro? Seguramente los ácidos grasos Omega 3. De hecho un estudio reciente lo confirma: proporcionando al cerebro aceite de pescado, las neuronas se mantienen en forma por más tiempo.

Por último hay que saber que en los últimos años se han realizado muchos experimentos interesantes sobre el cerebro y las neuronas. Muchos de ellos han demostrado que los seres humanos y los animales (monos, ratas, etc.) pueden experimentar ciertas sensaciones estimulando adecuadamente la neurona correcta. En otras palabras, se puede llegar a experimentar el placer de un delicioso batido de fruta sin haberlo probado. Esto va a suponer que en futuro nuestras vidas podrán parecerse a una película de ciencia ficción, donde la mayor parte de las experiencias se viven de forma virtual.

En la espera que todo eso se convierta en realidad…..yo el batido me lo voy a tomar de verdad.

 

Fuente: logicaecologica.es

More from Riccardo Cannella

Coca-Cola Ofrece un Millón de Dólares a Quien Encuentre una Alternativa al Azúcar

¿También Coca-Cola está en crisis? En realidad no, sin embargo el gigante...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.