¿Cuál Es La Temperatura Ideal En Casa?

Es cierto que para muchas personas estar calentitos en casa durante el frío de invierno es una sensación que no tiene precio. Sin embargo, además de las devastadoras consecuencias ambientales y de salud derivadas por la dependencia de la calefacción artificial, ¿cuál es la temperatura ideal en casa? Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) deberíamos tener una temperatura de 21° C, pero en realidad, arropándonos un poco más, incluso de 19°C.

El único lugar donde la temperatura puede mantenerse siempre sobre los 20° C es la de la habitación de estar ya que se pasa la mayor parte del tiempo. La cocina, por lo general el ambiente más cálido debido a la presencia del horno y fogones, puede tener una temperatura de 18° C. Mientras hasta 16° C puede bajar en el dormitorio sobre todo para prevenir diversas enfermedades, incluso las del sistema circulatorio. La cama debe estar por lo menos a 80 cm de la fuente de calor y es importante ventilar siempre la habitación durante unos minutos por la mañana o antes de acostarse, manteniendo una humedad del 45-50%.

En general, un alto indice de humedad, más del 80%, puede crear problemas en nuestro cuerpo, tanto en el caso de calor como de frío, (sensación de bochorno en el primer caso, y frío húmedo en el segundo caso. Por otro lado, si la humedad cae por debajo de 20%, es decir demasiado baja, el ambiente se vuelve muy seco y puede causar sequedad en la boca y en el tracto respiratorio, además de riesgos de inflamaciones, molestias en la respiración y al salivar.

¿Cuál Es La Temperatura Ideal En Casa?

En presencia de los bebés la temperatura del hogar debe oscilar entre 20-22° C durante el día y un poco menos por la noche, y la humedad entre el 40 y el 60%. Los niños que pasan tiempo en ambientes con temperaturas muy altas son más propensos a infecciones respiratorias.

De hecho, la primera parte de las vías respiratorias está constituida por cilios (estructuras celulares con aspecto de pelo), que moviéndose, impiden la entrada de gérmenes. El frío excesivo, pero también los cambios bruscos de temperatura, pueden reducir la velocidad hasta bloquear el movimiento de los cilios, dificultando su trabajo y por lo tanto favoreciendo la entrada de virus y bacterias. Si uno se acostumbra a temperaturas más moderadas, cuando se sale de casa y pasamos al exterior la transición es menos brusca y los cilios siguen “trabajando” de manera efectiva.

Las 5 razones para convencernos de que la temperatura y la humedad adecuada en nuestro hogar son muy importantes (también) para nuestra salud son:

  1.  Fortalecer el sistema inmunológico, por lo que enfermamos menos
  2. Reducir la probabilidad de desarrollar enfermedades respiratorias
  3. Reducir el consumo y por lo tanto ahorrar más
  4. Evitar la formación de moho, perjudicial sobre todo para los niños
  5. Ayudar el medio ambiente, ya que contaminamos menos.
More from Riccardo Cannella

YouTube Cumple 10 Años

El 23 de abril de 2005 en Estados Unidos tres chicos decidieron...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.