Fitwalking: El Arte de Caminar

Fitwalking El Arte de Caminar

Caminar es bueno para la forma y el bienestar. Pero ¿estamos seguro de caminar correctamente? La base del Fitwalking radica en el descubrimiento de que no es suficiente caminar para sacar el máximo provecho de la caminata, ya sea senderismo o actividad deportiva, sino es necesario hacerlo bien, es decir con la técnica correcta.

Creado en 2001, el Fitwalking es ideal para mantener el cuerpo activo y aliviar el estrés sin esfuerzos excesivos y sin sobrecargar los músculos. Además se queman muchas calorías: en promedio, una persona que pesa 60 Kg y recorre 7 kilómetros quema 420 calorías.

Sin embargo los beneficios son muchos más: facilita la pérdida de peso y mantiene un buen tono muscular (especialmente los glúteos y las piernas), es útil para prevenir enfermedades cardiovasculares, tiene efectos positivos en el estado de ánimo y la autoestima, nos permite adquirir elasticidad y movilidad liberarndo la tensión muscular.

Una vez que se aprenda la técnica (a continuación os dejamos algunos consejos para lograrlo), el Fitwalking se puede practicar en todas partes: desde la cinta en el gimnasio hasta al aire libre, incluso en terrenos más complicados utilizando palos (en este caso hablamos de Fitwalking Cross).

La velocidad Se va a un ritmo más vigoroso respecto la caminata regular. Un buen “fitwalker” camina para dar un impulso adecuado y facilitar la fase de aceleración del cuerpo. El paso debe ser estable, ni demasiado largo ni demasiado corto, pero bien equilibrado con respecto a la altura y la longitud de las extremidades.

Los pies El contacto con el suelo a través el talón debe ser bien acentuado con el fin de permitir que el pie cumpla elegantemente el paso hacia el apoyo a planta completa y el siguiente impulso. La posición correcta del pie en el momento del apoyo en el suelo es ligeramente hacia afuera. Esta posición se mantendrá hasta el completo apoyo en el suelo y hasta alcanzar el punto de máximo empuje.

Las piernas El movimiento de las piernas debe ser enérgico con el fin de sentir el trabajo de los músculos. Sus acción se divide entre la fase de apoyo y la fase de impulso. La fase de apoyo contribuye a ayudar a los pies en el sujetar el cuerpo en todo su movimiento, desde el contacto del talón hasta el empuje. La fase de impulso aprovecha el completo “balanceo” del pie y gracias al trabajo del tendón de la corva da más fuerza a la progresión.

Las caderas y el torso Un buen movimiento de la pelvis tonifica los músculos laterales del tronco y la cintura con claras ventajas también estéticas. La pelvis y caderas siguen de manera armónica el desarrollo del paso, con el tronco que se encuentra alineado con las piernas y la pelvis que ejerce una acción beneficiosa en los músculos del tronco.

Los hombros Ayudan el movimiento de los brazos y por tanto deben posicionarse de manera que caigan suavemente hacia abajo. Asimismo, tenemos que recordar no doblarlos hacia adelante o demasiado atrás. El busto debe mantenerse recto (sin exagerar). Nunca hay que tener la impresión de doblarnos hacia nosotros mismos, sino más bien la de estar firme con las piernas, el torso recto, relajados y libre en los movimientos de los brazos y en la posición de los hombros.

Los brazos Son de gran ayuda para el impulso de la caminata. El movimiento oscilante de los brazos tiene lugar, en la acción de fitwalking, flexionándolos hasta aproximadamente 90° al codo. En un movimiento correcto, los brazos se balancean hacia adelante y hacia atrás, con una acción contra-lateral. De esta manera cuando la pierna derecha se mueve hacia delante el brazo izquierdo hace lo mismo y viceversa, en un tiempo perfecto con respecto a la duración y la frecuencia de la zancada.

El cuello y la cabeza Dos “elementos” que influyen significativamente en la postura. Por tanto, la cabeza debe mantenerse bien recta para ayudar de esta manera la extensión de la columna vertebral. Es importante que esta posición sea tomada muy naturalmente, sin que la intención de mover la cabeza hacia arriba contribuya a endurecer la parte superior del cuerpo.

Zapatillas Son, sin duda, las principales herramientas para el Fitwalking. Cuidado de no confundirlas con las zapatillas para correr: el talón, en las de walking, tiene un mayor ángulo para permitir un impacto calcañar-suelo más cómodo y mejor, facilitando la creación de una inclinación más pronunciada entre el pie y el suelo. Además la altura de la suela no tiene que ser excesiva y la consistencia de la goma que la compone más dura.

Ropa Siempre ropa deportiva: chándal o camiseta y pantalones cortos, incluso en el caso de rutas de menor intensidad. De esta forma será mucho más fácil que la sesión sea más intensa y enérgica. Para aquellos que ya se dedican a una actividad más intensa respecto el Fitwalking, todo lo que es ropa técnica creada para correr está bien.

Etiquetas de la entrada
, ,
More from Riccardo Cannella

¡¡¡Adiós, Google News!!!

Google News es un servicio que ofrece una lista de noticias procedentes...
Leer Más

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.