¿Por Qué Soplamos Velas en Los Cumpleaños?

¿Por Qué Soplamos Velas en Los Cumpleaños?

El mundo está lleno de tradiciones, pero hay una de la que casi todos participamos una vez al año: soplar las velas de nuestro cumpleaños. Esta tradición es una de las más extendidas en muchas culturas del mundo, sin embargo, no son muchos los que conocen el origen de esta costumbre. Como cualquier tradición, es difícil saber el momento exacto de sus comienzos, pero en base a diferentes fuentes vamos a intentar un acercamiento.

En el blog “A La Vuelta De La Esquina” se nos cuenta que sus orígenes se remontan a la Antigua Grecia, donde se solían ofrecer unos dulces redondos a Artemisa, diosa de la Luna. Esto se hacía como ofrenda para representar el ciclo lunar completo: se colocaban unas velas encima de estos dulces y los adeptos las soplaban para que el humo se elevara hacia la diosa. Además, los adeptos podían pedir un deseo para que le llegara a la diosa a través del humo y, así, que lo hiciera realidad.

También se cuenta que, antiguamente, en la celebración de los cumpleaños se ponían velas encima de un pastel, formando un círculo para proteger al cumpleañero de los malos espíritus durante un año. El fuego y la luz representaban la vida, por lo que soplando las velas se conseguiría que el homenajeado cumpliera años muchos años más.

Soplar Velas

Estas dos versiones tienen relación con un artículo del periódico ABC sobre el origen de esta tradición, el cual está basado en información del blog God Fruits. En la Alemania del S. XVIII se celebraba el Kinderfest. Este nombre hacía referencia a las fiestas que se celebraban exclusivamente para niños (hoy en día también se utiliza este concepto para lo mismo). Cuando el festejo era un cumpleaños, era costumbre poner dos velas en el pastel de cumpleaños: una representando la luz de la vida y otra los años futuros. Las velas tenían que estar encendidas todo el día, por lo que se iban reemplazando cuando se consumían hasta que acababa el día, cuando por fin se apagaban con un soplido. Al igual que con la diosa Artemisa, se creía que el humo desprendido por las velas llevaría el deseo de cumpleaños hasta Dios.

Ahora que sabemos cuál puede ser el origen de esta tradición, no habrá problema para encontrar velas suficientes para el cumpleañero a última hora, puesto que con dos velas es suficiente para cumplir nuestro deseo de cumpleaños y celebrarlo un año más.

Etiquetas de la entrada
, , ,
Escrito por
More from Patricia Ginés

La Voz Tiple: El Registro Del Silbido

Quién no se ha extrañado alguna vez al escuchar su voz grabada…...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.